Al justificar el paro convocado para hoy, desde ATECA, UDA, SUTECA y SIDCA manifestaron que se debe a «incumplimientos de varios puntos contemplados en el acta acuerdo de 2015, en repudio por las agresiones en la asunción del cogobierno escolar y porque desconocemos al ministro de Educación, Daniel Gutierrez como interlocutor válido por haber descalificado el accionar sindical y vulnerado los derechos de los docentes». Además, los gremialistas solicitaron una vez más a la gobernadora Lucía Corpacci, la renuncia del titular de Educación.

Pero el ministro redobló la apuesta en víspera de la nueva jornada de protesta y aseguró que el llamado al paro «carece de justificación y razonabilidad», y advirtió que «se convoca a paro a sabiendas de que la Corte de Justicia ha sido clara en su acordada cuando establece que no se puede pretender cobrar por una tarea que no se ha desempeñado, por lo que los principales perjudicados en este tipo de medidas serán los docentes, a quienes se les descontará la jornada, y no a los que convocan al paro, cubiertos por licencias gremiales e inmunidades sindicales».
En alusión a la reuniones con ATECA, dijo que «venimos trabajando junto a representantes sindicales temas atinentes a la reforma del Estatuto Docente y el Nomenclador de Cargos, entre otros temas, en reuniones llevadas a cabo los días 8, 9, 10, 14, 15, 16, 17 y 21 noviembre en ámbitos de la Subsecretaría de Educación».

Gutiérrez al defender la incorporación de las minoría al Cogobierno Escolar reiteró que «ratifica la aplicación del Estatuto del Docente en cuanto a la distribución de cargos por mayoría y minoría en la composición de la Junta de Clasificación de nivel secundario, por sobre lo resuelto por la Junta Electoral en una normativa propia, de inferior jerarquía legal», sin mencionar que el ahora cuestionado reglamento tenía su aprobación.

Explicó que la Junta de Clasificación determina quiénes acceden a los cargos, «por lo que no es legal ni moralmente defendible la pretensión de UDA de quedarse con la totalidad de los cargos», y agregó que «es preocupante pensar que un sindicato tenga la facultad de determinar de manera individual el acceso al trabajo de los docentes del sistema educativo».

Calificó de «vergonzante» el «atropello que padecieron quienes asumían responsablemente su tarea en el cogobierno» y consideró que los nombrados «deberán llamar a la reflexión a quienes lo promovieron, puesto que el uso de las tristemente célebres ‘barras bravas’ como ariete en un acto institucional abre una serie de interrogantes acerca de la metodología sindical para resolver sus demandas», sentenció.

Artículo anteriorPrimer Encuentro Nacional de Intendentes menores de 35 años
Artículo siguienteNóblega en la «Noche de las Casas de Provincias»