En un encuentro con un final polémico, la Juventus se impuso por 2-1 en el clásico ante el Milan. El equipo de Turín se quedó con la victoria en el último minuto por un discutido penal y logró sumar tres puntos que lo encaminan a un nuevo título en la Liga italiana.

En el conjunto local fueron titulares los argentinos Gonzalo Higuín y Paulo Dybala – quien marcaría el agónico gol del triunfo-, en tanto que Gabriel Paletta, Lucas Ocampos y José Sosa -que fue expulsado sobre el cierre- jugaron de arranque para la visita. Leonel Vangioni ingresó en la segunda parte en el “Rossonero”.

Dybala se mostró movedizo en el comienzo y tuvo las mejores chances para su equipo. Sin embargo, iba a ser su compañero Betania quien iba a abrir el marcador para Juventus, a los 30 minutos de la primera parte. Poco iba a durara la alegría para los locales, ya que Carlos Bacca dispuso la igualdad sobre los 42′.

La segunda parte tuvo un desarrollo parejo y las mayores emociones se iban a vivir sobre el final. En el segundo minuto de descuento, Sosa se fue expulsado por doble amarilla y el Milan quedó con diez hombres.

En el minuto 94′, Higuaín tuvo dos chances para darle la victoria a “La Vecchia Signora”. Primero, con una espectacular pirueta que se fue apenas desviada y, luego, con un disparo por lo bajo que tapó el joven arquero Donnarumma.

En la última jugada del partido iba a llegar la jugada de la polémica. El centro de la Juventus partió desde la derecha y rebotó en un jugador del Milan. El árbitro asistente cobró la mano y dio el penal, ante los airados reclamos de los jugadores visitantes que aseguraban que había sido totalmente casual.

Finalmente, Dybala se hizo cargo del disparo y, con un remate certero, dispuso el triunfo por 2-1 que le permite a la Juventus llegar a 70 puntos. El segundo de la clasificación es la Roma, con 59 unidades.

Parece que ya nada podrá evitar que el equipo de Massimiliano Allegri consiga su sexto título en fila en el Calcio.