No sufrieron, no se ahogaron, su muerte fue instantánea”, dice un informe realizado por la oficina estadounidense de Inteligencia Naval, sobre los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan.