Con el primer rayo de sol el Dakar comenzó a rugir por tierras de Fiambalá en medio de la euforia de fanáticos que trajinaron durante toda la noche. Los fanáticos que ingresaron de a cientos durante todo el dia martes se sumó un ingreso durante la noche y madrugada del miércoles.

Son venidos de todo el país conquistados por las famosas dunas blancas de Saujil, Medanitos, Taton, Palo Blanco y nadie quiere perderse el evento que regresa a Fiambalá. Bares, restaurant, cafeterías atendieron durante toda la noche mientras operativos de seguridad controlaron el ingreso de personas.

Por su parte el municipio de Fiambalá a través de Defensa Civil, Bomberos Voluntarios, Tránsito e Inspección Municipal forman parte de la logística del evento. En Fiambalá la intendente Roxana Paulón decretó asueto municipal para toda la jurisdicción y así posibilitar que los empleados municipales puedan acceder al evento mundial.