Según el Laboratorio de Astronomía Solar de Rayos X del Instituto Físico de la Academia de Ciencias de Rusia, el domingo 18 de marzo de este año llegará una fuerte tormenta magnética que golpeará la Tierra.

Tres días antes de la misma, es decir, el 15, 16 y 17 del mismo mes, habrá alteraciones geomagnéticas en el planeta.

Las erupciones del Sol suelen llegar hasta la Tierra convertidas en viento solar, cargado de miles de millones de partículas. Eso es una tormenta magnética.

Por suerte el planeta tiene algo llamado magnetósfera; que es su campo magnético y minimiza el efecto que podría tener la tormenta magnética.

En realidad no hay mucho de qué preocuparse; sin embargo, si dicho fenómeno es excesivamente fuerte y sos una persona sensible, quizá puedas presentar ansiedad, irritabilidad; agotamiento, nerviosismo y dolores de cabeza. Nada de esto sería permanente ni traería daños más grandes para tu salud.

Además, en determinadas circunstancias las mencionadas partículas logran atravesar la protección natural de la Tierra afectando las telecomunicaciones y generando luces en el cielo conocidas como auroras boreales.