Más de 90 condenados por delitos de lesa humanidad, como Jorge “El Tigre” Acosta y Julio “el Turco Julián” Simón, uno de los integrantes del “Clan Puccio”, homicidas, violadores y condenados por robo. Esos fueron los presos “sugeridos” por el Gobierno nacional para que salgan de prisión bajo libertad condicional o en prisión domiciliaria con tobillera electrónica.

Así consta en el listado de 1.111 detenidos –hombres y mujeres– que el Servicio Penitenciario Federal (SPF) le envió a fines de enero a jueces penales para que analicen si les otorgan ese beneficio. El portal Infobae accedió al listado y a los motivos, que el Gobierno nacional defiende y que causó resistencia entre los magistrados.

Son ocho listados con distintas categorías de detenidos en el sistema federal: “internos de lesa humanidad mayores de 70 años”, “internos comunes mayores de 70 años”, “nómina de internos autopercibidos como gays, lesbianas, bisexual, transgénero e intersexuales (LGBTI)”, “discapacitados”, “internas alojadas con hijos de hasta 10 años”, “alojadas con hijos”, “internas embarazadas” e “internos que cumplieron el requisito temporal para acceder al beneficio de libertad condicional”.

Desde el gobierno defendieron la medida. “Tenemos reuniones con jueces desde enero de 2016 para informales quienes son los presos que están en condiciones de acceder a la pulsera electrónica. Son todos los que están en condiciones. Ese listado se va actualizando y el objetivo es descomprimir la superpoblación que hay en las cárceles y lograr una mejor reinserción del detenido”.