La llegada de alrededor de 4.000 turistas por el fin de semana largo de Semana Santa a Fiambalá provocaron que un desborde de personas en las Termas de Fiambalá. Solo contabilizando lo sucedido ayer, alrededor de 1.000 personas visitaron el complejo termal, según lo manifestado oficialmente. Esta situación generó la queja de algunos turistas que acusaron que se restringió el acceso, aunque ello fue desmentido por el área de Turismo de la comuna.

El ingreso de turistas es incesante desde el jueves por la mañana. Según expresó el director de Turismo de esa localidad, Carlos Lilljedahl, hasta anoche llegaron a Fiambalá alrededor de 4.000 personas.

Ya desde hace 15 días, las cabañas y las camas disponibles dentro del complejo Termal estaban ocupadas. “Los lugares disponibles en Las Termas están completos hasta julio”. Además señaló que esperan que hoy siga ingresando gran cantidad de visitantes y detalló que la permanencia promedio de los turistas es de 3 noches. A Fiambalá, como es habitual llegaron visitantes de todos los puntos del país.

Una de las cifras establecidas como tope máximo de recepción en Las Termas es de 350 personas, pero ayer el municipio decidió elevarlo a 500. Dentro de esa cifra, los turistas podrían utilizar los servicios de manera óptima, pero si se sobrepasa ese número los servicios se colapsan y además correría riesgo de perjudicar el agua de Las Termas.

Ante esto, un turista proveniente de Alta Gracia (Córdoba), acusó que ni el jueves ni ayer pudo ingresar con su familia al complejo termal, porque a la altura del puente que pasa sobre río Abaucán (donde se inicia el camino a Las Termas) personal del municipio les negaba el acceso debido a la gran cantidad de gente que llegaba. Además se quejaba que los precios eran elevados. Es que él tenía un motorhome (casa rodante) por la cual se le cobraba $500.

Este fin de semana se cobra $150 por persona para ingresar. Lilljedahl señaló que “los precios no son exorbitantes” y que por ejemplo en las Termas de Cacheuta (Mendoza) solo por ingresar te cobran $250 por persona. Además explicó que el uso del motorhome implica el ingreso de entre 4 y 5 personas que duermen allí dentro y que pueden utilizar la energía eléctrica del lugar. “Aún cobrándoles ese precio, es más económico que dormir en el pueblo”, aseguró.

El funcionario, además desmintió que se haya restringido el acceso al complejo. “Solo les informamos a los turistas cuál era la situación. Les planteamos que las termas estaban llenas y que por eso los servicios podrían estar colapsados, lo que generaría grandes demoras en el comedor, en el uso de los baños, tenían que dejar el vehículo en la parte baja y demás. Ante ello tenían la opción de seguir o esperar a que se descongestione”, aseveró.

Otro turista, Jorge Cardozo, quien llegó de Buenos Aires en un continente de 60 personas se mostró maravillado con Las Termas y aseguró que todas las instalaciones estaban en buen estado, aunque se quejó por las demoras en el comedor debido a la gran cantidad de gente. “En nuestro caso tuvimos que llegar caminando porque el colectivo que nos llevó se tuvo que quedar abajo y subimos caminando, habiendo gente mayor. Esas cosas tendrían que ver de mejorar, de que los colectivos tengan un espacio para llegar y dejar a la gente”, recomendó.

Muchas personas señalaron que debieron buscar alojamiento en Tinogasta y en otros lugares cercanos, por el colapso en los hospedajes fiambalenses.