Decenas de miles de fieles fueron sometidos a fuertes controles de seguridad para poder entrar este domingo a la Plaza de San Pedro y participar en la misa del Domingo de Pascua oficiada por el papa Francisco.

El Sumo Pontífice comenzó las festividades pascuales con un tuit a su grey mundial: «Nuestra fe nace en la mañana de Pascua: ¡Jesús está vivo! La experiencia está en el corazón del mensaje cristiano».

Peregrinos de todo el mundo se reunieron en la Plaza decorada con flores primaverales para escuchar a Francisco pronunciar el tradicional mensaje de Pascua «Urbi et Orbi» (a la ciudad y al mundo) desde el balcón central de la Basílica de San Pedro.

Las medidas de seguridad incluyeron la verificación de bolsas y el uso de detectores de metales a todos los que entraran a la Plaza. La avenida Via Conciliazione, que conduce al Vaticano, así como las calles adyacentes más pequeñas,fueron cerradas al tránsito.