El boxeador Javier Herrera vive horas decisivas de cara a lo que será su primer compromiso internacional y como dice el dicho, “no hay mal que por bien no venga”, ya que la postergación del combate en Australia, le vino muy bien, por el trabajo que viene realizando en la Dirección de Rendimiento Deportivo, que pertenece a la Secretaría de Deportes que conduce el Dr. Maximiliano Brumec.

“Johnny”, comenzó hace algunas semanas un trabajo integral en la Dirección de Rendimiento Deportivo, que incluía varios test físicos, pero a la vez,  un trabajo psicológico y nutricional que ha resultado fundamental para la evaluación final del deportista.

Ante esto, hubo una reunión, para sacar conclusiones, entre los profesionales de la Secretaría de Deportes y el equipo de trabajo del boxeador, que incluye al preparador físico Exequiel Villagra, su director técnico Julio Apaza y Vanessa Villagra.

“Esto que estamos haciendo con Herrera lo queremos hacer con los demás deportistas, porque no solo es la evaluación, sino también hay que tener en cuenta la vinculación con el entorno del deportista, y necesitamos saber en qué aspectos podemos mejorar nosotros también”, comenzó diciendo el Dr. Jorge Herrera, a cargo del área, quien remarcó que “nosotros también aprendemos muchos de los deportistas y por eso nos interesa que a la vuelta de Australia, hagamos otro análisis, ya que un resultado negativo, con las cosas bien hechas, no pesa tanto que un resultado negativo con las cosas mal hechas”.

A su turno, Julio Apaza explicó que “Johnny ha venido trabajando en una dieta y un plan de trabajo que lo llevo a bajar de peso y eso genera que tenga más velocidad ingiriendo alimentos sanos y livianos”.

Seguidamente, el preparador físico Exequiel Villagra, agregó que “cuando volvamos de viaje, tenemos que seguir trabajando con Ud., de la misma forma” y luego el profesor Mario Galleti dejó en claro que “el viaje a Australia, es un proceso de los peldaños que tiene que seguir subiendo, ya que si tiene la intención de seguir en esta senda, la idea es que continúe de esta manera, ya que está empezando un nuevo camino”.

Finalmente, el boxeador reconoció que “antes de llegar a Rendimiento Deportivo, no tenía tanta disciplina, y me gustó mucho poder ser parte de este proyecto, ya que me incentivo mucho para dar un salto de calidad en mi carrera”.

Herrera, desde que ingresó en esta área de la Secretaría de Deportes, trabaja con un grupo de psicólogos, nutricionistas y preparadores físico, donde con una dieta balanceada ha bajado casi ocho kilos, llegando en óptimas condiciones físicas y anímicas para el trascendental combate.