Luego de que se hiciera público el malestar y la zozobra de los empleados de la Dirección de Agua y Saneamiento del Interior (DASI), ante la versión que dejarán de pertenecer al ministerio de Servicios Públicos y pasarán al de Obras Públicas, el actual subsecretario de Agua y Saneamiento, Martín Barrionuevo, reconoció que el traspaso es un hecho y llevó tranquilidad a los trabajadores al asegurar que se mantendrán los puestos de trabajo.

En diálogo con EL ANCASTI, Barrionuevo reconoció que es cierta la intención de realizar la modificación del área, pero no lo consideró un cambio, dijo que es “una fusión”. Adelantó que se van a aunar esfuerzos y recurso humano para trabajar en conjunto  con el personal de la Dirección de Riego (que depende subsecretaría de Administración de Agua y Obras Hidráulicas) y la Dirección de Administración de Recursos Hídricos (que depende de la Subsecretaría de Administración), áreas que actualmente pertenecen al ministerio de Obras Públicas. “Ante la falencia de personal que tenemos nosotros, en todas las divisionales, se unifica todo lo que es el trabajo del agua. Ahora la DASI pasaría a depender del ministerio de Obras Públicas, que es donde hay una mayor cantidad de gente disponible”, explicó Barrionuevo.

Para él, hasta ahora funcionario, este cambio permitirá optimizar el trabajo y realizarlo de una mejor manera. A su vez la subsecretaría de Agua y Saneamiento del ministerio de Servicios Públicos que está a cargo de Barrionuevo se disolvería y aún el funcionario no conoce  cuál será su destino. Dentro de esa área también se encontraba la Dirección de Estudio, Proyectos y Obras, que también pasaría a Obras Públicas. Por otro lado reconoció que se generaron rumores e incertidumbre entre los trabajadores que causaron temor, pero contó que él (Barrionuevo), les aseguró y explicó a todos los jefes de divisionales como iba a ser la situación.

Esperan una mejora
Por ahora no está definida la fecha de cuándo se producirá la modificación, porque aún se están haciendo los trámites burocráticos para concretar los cambios, ya que llevan un tiempo considerable de reorganización. “Se está haciendo todo para que salga lo más pronto posible y no se resienta nada. Especialmente el servicio, que es esencial”, reconoció.

Barrionuevo aseguró que “ningún empleado quedará fuera de su ámbito de trabajo, todos siguen”. En esa línea comentó que incluso se agregará más gente de Obras Públicas a la DASI,  para trabajar en la mejora del servicio. “Será un refuerzo fundamental para el buen servicio”, pronosticó.

Por otra parte negó que este cambio tenga que ver con que llegarían fondos del Gobierno Nacional a través del Plan Belgrano para Agua y Saneamiento y que el Gobierno Provincial, quiere que los maneje la cartera de Rubén Dusso, tal como habían dicho los empleados. “No tiene absolutamente nada que ver. Es una reestructuración que ya se la venía viendo, incluso desde que yo me hice cargo de la DASI el año pasado, porque Riego trabaja por un lado, la DASI por  otro y Recursos Hídricos también por otro lado y todos en definitiva trabajamos con el agua”, sentenció.

Los empleados habían expresado, ante este diario, que temían por sus puestos de trabajo y pedían a la Gobernadora que les garantice la estabilidad.