Asesores de la Casa Blanca, que hablaron bajo condición de anonimato con el diario The Washington Post, han reaccionado con escepticismo ante el anuncio por parte de Corea del Norte sobre sus planes de congelar las pruebas nucleares, advirtiendo que Kim Jong-un podría tenderle una trampa EE.UU.

En opinión de los asesores de Trump, el líder norcoreano ofrece promesas relativamente modestas, que podrían revertirse rápidamente, para crear la “ilusión” de que él actúa “razonablemente” y está dispuesto a llegar a un compromiso.

Además, los asistentes de la Casa Blanca consultados vieron la declaración como una señal de que la meta de Kim Jong-un es lograr que Estados Unidos y sus aliados alivien las sanciones económicas que la Administración Trump ayudó a promulgar desde que el presidente asumió el cargo.

Donald Trump calificó el anuncio por parte de las autoridades norcoreanas como “buenas noticias para Corea del Norte y para todo el mundo” y “un gran progreso”. De acuerdo con el medio, la prueba clave para Trump ahora será “navegar entre las presiones” de sus aliados en la región.

La Administración liberal del presidente surcoreano Moon Jae-in intenta negociar un acuerdo para reducir las tensiones en la región por temores de guerra, mientras que el conservador primer ministro japonés Shinzo Abe, que ve las recientes decisiones de Kim Jong-un con más sospechas, y presiona a Trump para garantizar que los intereseses de Japón estén protegidos en cualquier acuerdo final.

Fuente: The Washington Post