Existe la posibilidad de tomar la fecha como uno de los tantos rótulos que se mezclan en el calendario, donde prácticamente todos los días se conmemora o celebra algo diferente y al cabo termina por pasar desapercibido.

También podemos detenernos un segundo y reflexionar sobre lo que significa el maltrato infantil.

La Organización Mundial de la Salud señala que el maltrato infantil se define como los abusos y la desatención de que son objeto los menores de 18 años e incluye todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su supervivencia, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder.

La exposición a la violencia de pareja también se incluye a veces entre las formas de maltrato infantil.

El maltrato infantil causa alteraciones en la salud mental y física que perduran toda la vida.

El maltrato infantil es un problema mundial con graves consecuencias: se calcula que cada año mueren por homicidio 41.000 menores de 15 años.

Esta cifra subestima la verdadera magnitud del problema, dado que una importante proporción de las muertes debidas al maltrato infantil se atribuyen erróneamente a caídas, quemaduras, ahogamientos y otras causas.

Esto sin mencionar situaciones extremas de conflictos armados y refugiados que se dan en otras partes del mundo.

El problema es grave y no es posible mirar hacia otro lado. Sólo el compromiso social pleno y conjunto nos permitirá iniciar acciones urgentes e imprescindibles para una tarea tan elemental como proteger a los más débiles.