Docenas de familias sin hogar ocupaban el edificio, según la prensa local. Sin embargo, hasta ahora los medios sólo han reportado a una persona fallecida. El departamento de bomberos de San Pablo aseguró, en tanto: “Aún no confirmamos un número de víctimas”.

El incendio comenzó durante la noche y se extendió rápidamente, convirtiendo al edificio en un infierno. Increíbles fotos difundidas en Twitter por el servicio de bomberos muestran las llamas devorando todos los costados de la torre, que luego colapsó.

Imágenes de televisión mostraron también que una iglesia vecina sufrió daños. Un total de 57 vehículos y 160 bomberos fueron destinados al lugar del incidente, tuiteó el departamento.

San Pablo es la capital financiera de Brasil y la ciudad más poblada de Sudamérica, pero sufre de una gran desigualdad económica, con familias pobres que con frecuencia viven en edificios o terrenos abandonados.

El gobernador del estado de San Pablo dijo que era “una tragedia anunciada (…) es un edificio que no tenía las mínimas condiciones de habitabilidad. El Estado no debió haber permitido que estuviera ocupado“.