Espectacularidad. Emoción hasta la bandera a cuadros. Sobrepasos en cada curva. Esas características son las que persigue la Fórmula 1 desde hace un tiempo, cuando notó la merma en cantidad de espectadores que siguen las carreras de automovilismo más importantes del mundo.

Sin embargo, la hegemonía de algunas escuderías y pilotos (sobre todo desde la explosión de Sebastian Vettel en Red Bull, que continuó con la de Mercedes con Nico Rosberg, ya retirado y Lewis Hamilton en las últimas) en la última década, obligó a sus nuevas autoridades -Liberty Media- a cambiar para recuperar el protagonismo.

Si bien los primeros cambios apuntaron a lo mediático -reforzando la comunicación en redes sociales y acercando a los pilotos al público-, con la introducción del halo esta temporada se dio un paso en cuanto a la seguridad, que era resistido porque afectaba la estética de los autos. Pero esa modificación no será la única.

Liberty Media se lanzó a la búsqueda de una F1 más competitiva y espectacular. Por eso, este lunes se aprobaron modificaciones aerodinámicas que favorecerán los sobrepasos.
¿Cuáles son? El ala frontal simplificada, con un tramo más grande y una baja incidencia del flujo de aire impulsado hacia el exterior del monoplaza; el conducto de freno delantero simplificado sin aletas; y el ala trasera más ancha y más profunda.

Los cambios, que fueron aprobados por el Grupo Estratégico, la Comisión de la F1 y el Consejo Mundial de Deportes de Motor, se implementarán la próxima temporada, aunque el deseo mayor es cambiar los autos en 2021. Ese año terminará el Pacto de la Concordia actual que impide tocar lo más grueso del reglamento técnico: los motores.

Según un comunicado que lanzaron desde la FIA y desde la F1, la votación se dio en el marco de “un intenso período de investigación” y “esos estudios indicaron la gran probabilidad de un impacto positivo en las carreras y los adelantamientos dentro de la F1”.
“Además de los cambios aerodinámicos ratificados el lunes, la FIA continúa evaluando una serie de otras medidas destinadas a alentar las carreras más cerradas y acelerar los adelantamientos en la F1”, agregaron.

Al tiempo que especificaron otras medidas ya implementadas como “un aumento en el margen de combustible de la carrera para permitir a los conductores correr a máxima potencia durante más tiempo, la separación del peso del conductor del peso del automóvil para acabar con la desventaja de los conductores más pesados y el requisito de que los conductores usen guantes biométricos”.

El ingeniero Ross Brawn, director técnico de la categoría, se alegró por las modificaciones. “La decisión de aprobar una serie de modificaciones aerodinámicas, destinadas a promover carreras más cerradas y más adelantamientos para la temporada 2019, es definitivamente un paso importante”, resaltó.