La participación de Vialidad Provincial en la obra de la ruta 40 para su pavimentación implicó que Vialidad Nacional tenga una mora de nueve meses en el pago de fondos. Así lo señaló el titular de VP, Hugo Naranjo.

En primer lugar, el administrador de VP señaló que con la obra se ha “logrado pavimentar el sector urbano que era la parte más difícil y complicada por los equipos, pero ya estamos muy cerca de terminar, lo que nos llena de orgullo”.

En el avance de la pavimentación Naranjo mencionó que restan “prácticamente dos kilómetros y un poquito más”.

Por ello, estipuló que “en dos semanas la estamos terminando y entregando”.

Según dijo a AcontecerCalchaquí, la obra se “hizo por una decisión personal, con esto no quiero tener ningún rédito porque no lo necesito para nada”.

De acuerdo a lo que relató, conseguir que VP se haga cargo de una obra nacional no fue fácil. “Como presidente del Consejo Vial Federal hablé con el administrador general de Vialidad Nacional, Javier Iguacel y me costó mucho convencerlo para firmar un convenio y que podamos hacer la obra”.

Casi cuatro meses se tardó en convencer a Iguacel de que la repartición vial local se haga cargo en la ejecución de la R40.

“No creía que Vialidad de la Provincia tenga la capacidad para hacer una obra de este estilo hasta que el ingeniero Marcelo Patria lo llevó por las obras que estamos ejecutando. Cuando vio la Quebrada de Moreira, que estamos haciendo por administración, quedó totalmente convencido y dijo ´si pudieron hacer esto cómo no van a poder hacer la 40´”, recordó Naranjo.

Sin perjuicio de ello y tras hacerse cargo de la ruta, surgió una complicación: demoras en el giro de los fondos.

“Lamentablemente hoy estamos con una situación donde Vialidad Nacional no nos está pagando”, dijo Naranjo, agregando que la mora repercute en el atraso de los pagos por parte de VP.

“El último pago que nos hicieron fue en octubre del año pasado y estuve reclamando para que nos envíen los fondos porque estamos a punto de terminar y no podemos seguir pidiendo prestado”, argumentó el administrador.

Sucede que “el asfalto tiene mucho costo, bastante alto y por supuesto el equipamiento”, situaciones que particularmente lo están preocupando.

“Logré hablar con Iguacel y el día jueves me hicieron el pago de un certificado y nos están debiendo, noviembre, diciembre, enero, febrero y lo que va de marzo”, detalló.

“Esperemos que puedan cumplir con los pagos porque ya la deuda es bastante grande.

La deuda total de la obra, contando la determinación de precios, estamos cerca de los $60 millones  de los cuales nosotros solamente hemos recibido, hasta el momento, $17 millones de pesos”, remarcó Naranjo.