El anuncio de Mauricio Macri, sobre el inicio de las negociaciones con el FMI, impactó en el mercado cambiario y desinfló al dólar. Luego de alcanzar picos de $23,90 en algunos bancos, la moneda estadounidense cayó más de 80 centavos.

El Banco Nación , que suele tener el valor más bajo, ofrece la moneda a $22,70, luego de tocar los $23,40 horas atrás).

En tanto, en el segmento mayorista el dólar abrió con una fuerte suba. Desde los $21,95, la cotización se disparó hasta los $22,62, luego cedió terreno hasta los $22,45 y finalmente rebotó hasta los $23,25, que implicaba una devaluación superior al 5% con respecto al cierre anterior.

Sin embargo, el escenario se revirtió tras el anuncio del Gobierno de solicitarle al FMI un fondo de auxilio. Luego de la conferencia de Macri, el mayorista se desinfló más de 70 centavos y llegó a $22,37.

De todas maneras, ese valor está 42 centavos por encima de la apertura del día ($21,95) y acumula una devaluación del 2% en el día.

“Estamos en medio de una corrida y de un sell off en Argentina. En el mercado están vendiendo Lebacs, bonos en pesos, bonos en pesos y en dólares y yacciones, y en base a eso se van los capitales. Son fondos que se retiran del país, y al retirarse obviamente hay más demanda de dólares”, plantea el analista financiero Christian Bueteler.

“En este contexto, con el mercado saliendo de toda clase de activos argentinos, en un escenario de presión cambiaria fuerte, está bien que el BCRA deje correr el dólar sin vender reservas y dé una señal con tasa de interés para buscar un nuevo equilibrio dolar-tasa con un tipo de cambio más alto. Estamos en esa pulseada. Eso significa más inflación a partir de mayo y junio, pero es el mal menor en este contexto”, explica Federico Furisase, director del estudio Eco Go.

“La restricción externa con la que la economía argentina terminó 2017 fue muy complicada. El déficit de cuenta corriente externa fue del 4,7% del producto, y ahora el mercado impone un ajuste con un equilibrio de más dólar y más tasa de interés, que va a terminar ajustando en parte ese rojo por el lado del déficit de turismo y las importaciones. Eso, como contrapartida, va a dar un escenario de menor crecimiento”, añade.