Tal como lo hizo con la quita de pensiones a discapacitados, otra vez el Gobierno nacional recortó en los sectores más débiles y necesitados. Esta vez, familiares de niños oriundos del interior del país que son tratados en el Hospital Garrahan denunciaron este lunes que los dueños de los hoteles donde se alojan los intimaron a abandonar las habitaciones por falta de pago .Entre los afectados hay familias de Catamarca, según aseguraron los medios nacionales.

“En el hotel me avisaron que me esperaban hasta el viernes y que sino me tenía que ir porque no habían pagado. Estoy desesperada porque no tengo donde ir”, indicó Verónica Díaz a Diario Popular, oriunda de Santiago del Estero y madre de Vicky, una niña de tres años con neuroblastoma, un cáncer infantil que afecta el sistema nervioso. Vicky es paciente del Garrahan desde que nació, fue operada y estuvo con quimioterapia años anteriores y ahora está a la espera de un nuevo tratamiento que consiste en un trasplante de células madre, para lo que están en la Ciudad de Buenos Aires desde enero.

Verónica aseguró que “somos muchas las madres de pacientes oncológicos que estamos en esta situación” y cuenta que además del alojamiento les sacaron “una tarjeta que nos daban para comprar comida”. La mujer afirmó que desde Desarrollo Social le dijeron que tenía que hacerse cargo la provincia.

En este contexto, y aunque no es responsabilidad del centro de salud, el Hospital Garrahan emitió un comunicado en el que informó que “está en constante comunicación con las autoridades ministeriales correspondientes, responsables del pago de subsidios de alojamiento, quienes afirmaron que el alojamiento de los pacientes del interior del país se encuentra asegurado”.

Por su parte, fuentes ministeriales informaron que estos subsidios habitacionales eran abonados por Desarrollo Social, pero que el área pasó a la órbita del Ministerio de Salud de Nación, lo que ocasionó la demora en el pago (que sería de 7 meses) y aseguraron que en estos días se pagaría.

Además, indicaron que “se encuentran dialogando con los hoteleros para que la gente se quede ahí” hasta que se efectúe el pago.

“Muchos pacientes oncológicos y con cirugías complicadas son del interior y no tienen recursos ni obra social que les cubra la estadía en la Capital, sabemos que vivir y comer en la Ciudad de Buenos Aires es muy caro”, señaló por su parte Liliana Ongaro, presidenta de la Asociación Profesionales del Garrahan, organización que se solidarizó con el reclamo. “Hasta ahora Desarrollo Social venía cubriendo la estadía en hoteles cercanos al hospital para que las familias se pudieran trasladar y una tarjeta con comida, pero hace un mes que el Servicio Social del hospital empezamos a recibir reclamos de que se suspendió todo”, describió.