Siete pedidos por segundo, un millón de pesos gastados por minuto y 42.000 artículos vendidos por hora. El Hot Sale finalizó el miércoles, pero las cifras empezaron a analizarse el viernes y según la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) la edición de este año fue récord y los televisores, los productos más solicitados por los compradores.

Durante los tres días de descuentos del Hot Sale organizado por CACE, se vendió casi un 80% más que en la versión 2017 de ese evento, y se facturaron 6.170 millones de pesos, lo que equivale a unos 85 millones de pesos por hora.

En total, las 450 empresas que participaron emitieron 1,9 millones de tickets, un 54% interanual más, en las que se vendieron 3 millones de unidades. El ticket promedio subió 16% en relación con la edición anterior y llegó a $3.244. Así, entre el último lunes y miércoles se vendieron por hora 41.900 unidades y por $ 85 millones.

“Había mucha incertidumbre antes de que comenzara el evento por la situación económica y la escalada del dólar. Pero hablamos con cada empresario y nos dieron la palabra de que los precios no iban a aumentar y que estaban comprometidos. Eso nos tranquilizó y nos terminó de convencer cuando el lunes la gente ingresaba para ver las ofertas”, contó el director institucional de la CACE, Gustavo Sambucetti.

Si se puede hacer un ranking de productos que más se vendieron hay que decir que por ser año mundialista, los televisores fueron las estrellas más codiciadas del Hot Sale. Le siguieron productos de “electro grande”, como las heladeras y lavarropas, luego los celulares y el top lo cerraron las zapatillas. “Las cuotas sin interés fueron también la llave que buscaban los compradores para elegir los productos. Las empresas eligieron destacar algunas marcas en particular lo que permitía que los usuarios pudieran tener una gama amplia de artículos para elegir”, explicó Sambucetti.