Más de 150 millones de pesos son los fondos que el Gobierno nacional le adeuda a Catamarca en concepto de certificación de obras de construcción de viviendas.

Se trata de fondos que corresponden a la ejecución de varias licitaciones a través de las cuales se construyen más de 1.400 viviendas en la provincia, muchas de las cuales se ejecutan en Valle Chico y que ya cuentan con un 70% de avance.

“Hay rendiciones por montos importantes que se encuentran en Buenos Aires desde hace más de 60 días”, dijo el titular del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), Dante López Rodríguez, en diálogo con radio Valle Viejo.

Pese a que el Gobierno nacional ya anunció que muchos proyectos de obra que estaban previstos con fondos nacionales serán reevaluados y en algunos casos no se iniciarán, lo que más preocupa a la provincia son las viviendas que cuentan con un importante avance pero que vienen sufriendo retrasos por la falta de fondos que no se envían de Nación.

OBRAS

Más de 1.400 viviendas se encuentran en ejecución con un avance del 70%, pero las demoras en el envío de fondos impacta en las empresas constructoras. Estiman que podrían concluirse casi a fin de año.

La medida repercute en las empresas locales, las cuales ya desaceleraron la construcción y en casos más extremos tuvieron que disminuir la cantidad de obreros y retrasar los pagos.

Según se indicó, en las distintas etapas del presupuesto devengado que corresponde al envío de fondos comprometidos para Catamarca, hay más de 150 millones de pesos adeudados.

Estas obras fueron licitadas entre 2014 y 2015 y corresponden al programa Techo Digno, que depende exclusivamente de fondos nacionales.

Semanas atrás varios trabajadores reclamaron por los retrasos en los pagos de empresas locales, que se encuentran trabajando en Valle Chico, donde denunciaron además el recorte de personal para llevar adelante las obras.

900 viviendas

Por otra parte, la Provincia cuenta con un proceso ya iniciado para la ejecución de otras 900 viviendas, las que podrían verse retrasadas por los recortes nacionales en el envío de fondos. Se pensaba comenzar a ejecutar hacia fines de este año.

Se trata de 430 viviendas para Capital y 370 que serían distribuidas en el interior de la provincia.
En lo que corresponde a los proyectos para casas en Capital, son los más avanzados, ya que se cumplió con el paso que corresponde a la no objeción técnica que permite el inicio del proceso licitatorio. Pero con los cambios implementados en los procesos licitatorios, este inicio también podría demorarse.

Antes las viviendas eran financiadas al 100% por Nación, pero actualmente la Provincia tiene una intervención del 30% sobre ese total. Pero si se tiene en cuenta que además de ese aporte local la Provincia debe aportar el terreno y las obras de infraestructura, el aporte asciende a un 50% y lo equipara con la inversión nacional.

Pero a estos cambios se sumó la condición de que la provincia es la que debe aportar los fondos para el inicio de obra, para que luego recién se envíen los fondos nacionales. “El problema no es el aporte provincial, es el aporte nacional; si hay recorte en el presupuesto 2019 hay que ver si nos va a permitir iniciar esta cantidad de viviendas”, se indicó.

Desde el IPV se explicó que en unos 60 días se podría iniciar el proceso de licitación, que demandaría entre 6 y 8 meses para el inicio de obra sin embargo esto dependerá de la política que mantenga en este sentido el Gobierno nacional.

La preocupación está latente y ya se organizó una reunión con referentes de las provincias que integran el NOA, prevista para el martes de la próxima semana, con la intención de conocer cómo continuarán los programas de construcción de viviendas en medio de la compleja situación económica del país.

Desde el IPV se indicó que a raíz de los cambios en la operatoria, la Provincia tuvo que readecuar los fondos y hacer hincapié en la recuperación de recursos, los que son destinados además de un funcionamiento interno, la ejecución de otros programas de mejoramientos e incluso de construcción para beneficiarios con terrenos. Pese a ello los recursos disponibles no logran que la cantidad de operatorias bajo esta modalidad sea la misma que hasta años atrás se podían ejecutar.

Como parte de esta recuperación de gastos también hubo modificaciones en la modalidad de financiamiento a los beneficiarios. sSi bien antes la cuota por una vivienda social era fija, el organismo provincial comenzó a implementar un sistema que permite la actualización de costos en forma inmediata. De esta manera, la obra se licita a un costo, pero se realiza una actualización al momento del inicio de obra y esta variación se realiza en forma mensual de acuerdo con la variación de los índices de costos de la construcción.

Fuente: Ancasti