Organizaciones gremiales, políticas, sociales y de derechos humanos se manifestaron en el Obelisco, en el marco del aniversario de la Revolución de Mayo, para expresar su rechazo a las negociaciones con el FMI y en medio de críticas a la política económica, afirmaron que enfrentarán al Gobierno “en las calles y en las urnas”.

Miles de personas se concentraron a partir del mediodía en el cruce de Avenida 9 de Julio y Avenida Corrientes para participar del acto convocado bajo la consigna “La Patria está en peligro”.

Los actores Omar Nuñez y Paola Barrientos fueron los encargados de leer el documento con el que los convocantes rechazaron el acuerdo con el FMI, criticaron la reforma laboral, las subas de tarifas y pidieron justicia por Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, entre otros puntos.

“El colonialismo neoliberal solo puede darnos un destino miserable a las clases populares. Los enfrentaremos en las calles y en las urnas. Nos disponemos a forjar la unidad necesaria para construir definitivamente la Patria que soñamos”, expresó uno de los párrafos más fuertes del documento.

Las organizaciones que convocaron al acto evocaron “la gesta revolucionaria” del 25 de Mayo de 1810 y advirtieron: “208 años después, una vez más, la Patria está en peligro y nosotras y nosotros, mujeres y hombres de la Patria, sabemos de qué se trata”.

“Por eso rechazamos los acuerdos del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional, su modelo de dependencia política y económica con las grandes potencias extranjeras que están reeditando en nuestro continente un plan sistemático que solo ofrece a las mayorías populares un destino de miseria planificada”, agregaron.

En este sentido, también rechazaron “los acuerdos de libre mercado que el Gobierno y los gerentes corporativos que gobiernan la Argentina andan mendigando por los Estados Unidos y Europa”, la “apertura irrestricta de las importaciones” y “la matriz especulativa con la que intentan destrozar el aparato productivo e industrial”.

Las agrupaciones cuestionaron también el “salvaje tarifazo”, la reforma laboral que impulsa el Gobierno, “los topes paritarios”, y la reforma previsional que, según advirtieron, “inicia una privatización encubierta del sistema”.

Además, afirmaron que hay un “discurso negacionista del Gobierno” y un “intento de imponer nuevamente la teoría de los dos demonios, la radicalización de la violencia ejercida por las fuerzas de seguridad y la aplicación de la doctrina Chocobar”.

En este sentido, reclamaron que “el único lugar para los genocidas sea la cárcel común” y exigieron “justicia por Santiago Maldonado y Rafael Nahuel”.

“Defendemos al Estado, sus trabajadoras y trabajadores, para que las corporaciones económicas no decidan por nosotros”, agregaron los manifestantes y agregaron: “Defendemos la libertad de expresión y de comunicar para que esas corporaciones no concentren el mapa de medios en pocas manos”.

En el acto estuvieron el secretario general de La Bancaria, Sergio Palazzo y el secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, además del líder de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, entre otros.

Concurrieron además la agrupación kirchnerista La Cámpora y legisladores del Frente para la Victoria; los movimientos sociales Barrios de Pie, Corriente Clasista y Combativa (CCC) y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).