A pesar del intento del Gobierno para congelar la suba del combustible por 60 días, las compañías petroleras confirmaron un nuevo aumento a partir de este viernes, que rondará el 1,3 por ciento, cerca de 40 centavos por litro. Es la sexta suba en lo que va del año. El incremento en los surtidores es consecuencia del aumento dispuesto por la AFIP al Impuesto de los Combustibles en un 6,7 por ciento.

El acuerdo que había firmado el Gobierno con las petroleras para congelar el precio de las naftas hasta el 1º de julio, no llegó a término. La sorpresiva decisión de la AFIP de aumentar la recaudación, recomendación del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, con el Impuesto a los Combustibles se traducirá inmediatamente en una nueva suba que llega a los surtidores.