El árbitro saudí Fahad al-Mirdasi, acusado de corrupción y que estaba previsto arbitrase en el Mundial de Rusia, fue apartado por la FIFA de la competición “con efecto inmediato”, anunció este miércoles la instancia mundial del fútbol.

La comisión de los árbitros de la FIFA consideró que “las condiciones para ser seleccionado para el Mundial-2018 no se han cumplido, y se ha decidido anular con efecto inmediato la selección de Fahad al-Mirdasi”, indicó la FIFA en un comunicado.

Los dos árbitros asistentes, Mohammed al-Abakry y Abdulah al- Shalwai, que debían arbitrar junto a él, fueron asimismo descartados, conforme a la política de la FIFA de alinear “equipos de tres árbitros”.

Mirdasi no será sustituido, pero sí serán convocados dos nuevos árbitros asistentes, precisó la FIFA.

A mediados de mayo, el Comité de disciplina y de ética de la Federación de fútbol de Arabia Saudí abogó el despido “de por vida” de Mirdasi, acusado de corrupción, y recomendó su exclusión de la lista de árbitros convocados para el Mundial- 2018.

Mirdasi fue suspendido por haber pedido un soborno a un club saudí. El árbitro reconoció los hechos, según el Comité de disciplina y ética de la Federación Saudí.

A sus 32 años, Mirdasi es uno de los árbitros más conocidos de su país. Fue acreditado por la FIFA en 2011 y dirigió partidos en los Juegos Olímpicos-2016 y en la Copa de las Confederaciones-2017.