Las empresas fueguinas nucleadas en AFARTE despidieron 800 trabajadores. La cifra incluye contratos temporarios y a plazo fijo que están finalizaban la semana pasado y otros que terminan en los próximos meses. Además algunas empresas acordaron reducciones horarias y de salario. La problemática se incrementa con el congelamiento salarial que comenzó a regir y debilita los ingresos.

Un proceso de finalización masiva de contratos llega sobre finales de mayo a casi todas las empresas metalúrgicas de Río Grande, en un número que podría alcanzar a 800 trabajadores. La reducción de empleos se suma en el inicio de junio con la puesta en vigencia del congelamiento salarial para el sector, producto del acuerdo por la industria firmado el año pasado.