Rusia ha ganado este martes su segundo partido en la Copa del Mundo, ante el Egipto de Mohamed Salah, por tres goles contra uno. El seleccionado local ha derrotado a los faraones con goles de Fathy (en contra), Dzyuba y Cheryshev. El equipo africano había mostrado más presencia durante el primer tiempo, pero no logró concretar y los rusos se lo arrebataron durante la segunda parte del partido. Con este resultado, el equipo de Stanislav Cherchesov se posiciona para clasificarse para los octavos de final y deja a muy Egipto complicado.

Esta clasificación es todo un hito para el país, pues desde la desaparición de la URSS nunca había superado la fase de grupos a lo largo de sus anteriores tres participaciones (Estados Unidos 1994, Corea y Japón 2002 y Brasil 2014). Habían terminado terceros en cada una de esas tres ediciones.

Egipto, por su parte, está prácticamente fuera del Mundial. El gol encajado en la recta final contra Uruguay y esta derrota contra Rusia le ponen las cosas muy cuesta arriba. Todo lo que sea que Uruguay puntúe contra Arabia Saudota confirmaría su adiós a la Copa del Mundo.