Bélgica sigue a la altura de las expectativas que se generaron a su alrededor en Rusia 2018 y obtuvo otra goleada para lustrar su chapa de candidato: derrotó 5-2 a Túnez y prácticamente sacó boleto para los octavos de final de la Copa del Mundo.

Los belgas arrollaron a su rival de principio a fin. En el arranque se pusieron en ventaja con un penal de Eden Hazard, quien luego asistiría a Romelu Lukaku para el segundo. Los africanos descontarían y se pondrían en partido, pero el delantero del Manchester United gritó su cuarto tanto en el certamen (alcanzó al máximo artillero, Cristiano Ronaldo) con una exquisita definición cuando estaban por irse a los vestuarios.)

Las lesiones complicaron a los tunecinos, que sufrieron el desgaste y el recambio y se quedaron sin ideas para ir en busca de un nuevo descuento. El intratable Hazard estiró la diferencia en el tanteador dejando en ridículo a sus adversarios y se ganó los aplausos.

Sobre el final, Michy Batshuayi se quitó la espina después de haber dilapidado tres ocasiones de gol y sentenció el pleito. Wahbi Khazri, figura de Túnez, marcó el tanto del honor y decretó cifras definitivas en el Otkrytie Arena de la capital rusa.

A la espera de que se complete la segunda jornada del grupo G (mañana chocarán Inglaterra y Panamá), Bélgica mira a todos desde arriba en la zona con 6 unidades. El próximo jueves definirá si pasa de ronda y si es en el primer o segundo puesto.

Artículo anteriorFMI: ya se acreditaron los primeros US$ 15 mil millones
Artículo siguienteMéxico vencio a Corea del Sur y se acerca a los octavos de final