La fiscal penal Silvia Álvarez a cargo de la Quinta Circunscripción Judicial de Tinogasta fue acusada por un superior policial por presuntos abusos de poder y maltrato. La presentación fue realizada a principio de mayo y ya se encuentra en la Procuración General del Ministerio Público Fiscal.

Según la información a la que accedió este diario, el comisario mayor Oscar Lorenzo Barrios, 2º jefe de la Unidad Regional Nº 5 con asiento en Tinogasta, quien se hizo cargo de la regional en septiembre de 2016, ya le había comunicado a sus superiores el malestar existente en la dependencia y las «trabas» con las que se encontraban al momento de instruir las distintas causas en la que se trabaja.

Es que en el interior de la provincia son los policías los que instruyen las causas y deben consultarlas con el fiscal de la circunscripción. En lo que respecta a la Capital y Valle Viejo, las causas son instruidas por los sumariantes de las 11 Unidades Judiciales.

La presentación
El comisario realizó un informe y adjuntó pruebas (audios) con las que revelaría el trato de la fiscal con la Policía y se evidenciaría que las órdenes que dictaminaba no «eran acordes» con los procedimientos correspondientes. La presentación fue realizada a la Jefatura de Policía y desde allí remitida a la Procuración General, de quien depende el Ministerio Público Fiscal.

En el informe presentado por Barrios, al que El Ancasti tuvo acceso en forma exclusiva, el comisario señala que tomó conocimiento de que la fiscal solicitó su traslado aduciendo «la no colaboración con la Justicia», aclarando él que «la comunicación con la señora fiscal dejó de existir hace aproximadamente ocho a nueve meses y uno de los motivos fue porque notifiqué al personal que asistía a cubrir consigna en el edificio en donde funciona la Fiscalía, el Juzgado y Defensorías que la misión de ellos era resguardar dicho edificio y algún incidente que ocurriera allí, debido a que ella (la fiscal) enviaba al personal policial a realizar trámites personales».

Asimismo, en otra parte de la presentación realizada se detalla que tras un procedimiento en el que se llevó a cabo la demora de un adolescente de 16 años, tras ser consultada, la fiscal habría ordenado al policía que dejara al menor nuevamente en el lugar del procedimiento. El policía le habría recriminado tal medida recomendándole que debiera hacerlo revisar con el médico. Sin embargo le habría vuelto a ordenar lo mismo. Esta comunicación telefónica y con tales directivas fueron grabadas y forman parte de la presentación realizada por Barrios, según lo indica en el informe.

Otro de los problemas que habría con la fiscal de la Quinta Circunscripción Judicial es que serían muy pocos los policías con quien ella mantendría diálogo, situación que provoca demora en las causas.

Artículo anteriorEstado de Rutas Nacionales 04/07/18
Artículo siguienteLucía Corpacci realizó la entrega de móviles para la policía y los bomberos