El Obispo Diocesano de Catamarca, Luis Urbanc, presidió el Solemne Te Deum con motivo de cumplirse el 202º aniversario de la declaración de la Independencia. En la ceremonia, hizo un fuerte pronunciamiento en contra de la legalización del aborto y  puso como ejemplo a la madre de Fray Mamerto Esquiú al señalar que “tuvo muchas dificultades para gestarlo y mantenerlo con vida, lo confió a Dios con la promesa de que vestiría el hábito de San Francisco”.

La ceremonia religiosa se realizó en el templo parroquial del Inmaculado Corazón de María. Estuvo presente la gobernadora, Lucía Corpacci, el intendente, Raúl Jalil, y otras autoridades que  participaron del acto cívico militar en La Alameda. (Página 18)

En su mensaje, Urbanc invocó al fraile catamarqueño que espera por la beatificación  “para que nos ayude con su ejemplo de vida cristiana y ciudadana a saber encarar las cuestiones de afligen a la sociedad con la seriedad que ameritan, a fin de que nuestras leyes respondan a los principios básicos de las Constituciones Nacional y Provincial, de las que él fue un gran impulsor, cumplidor y difusor”.

“En este día nos corresponde reflexionar, traer luz y orar por lo que está ocupando el debate no solo en el Congreso de la Nación sino en nuestra sociedad, pues, gracias a Dios, muchos se han expresado acerca de la defensa que tenemos que hacer de la vida humana en gestación, ya que el primer deber del Estado es cuidar la vida de sus habitantes, especialmente de los más pobres y débiles”.

En este sentido volvió a traer conceptos del Papa Francisco en su exhortación apostólica Gaudete et Exultate, donde expresa:  “La defensa del inocente que no ha nacido debe ser clara, firme y apasionada, porque allí está en juego la dignidad de la vida humana, siempre sagrada, y lo exige el amor a cada persona más allá de su desarrollo’. ¡Qué bueno que para Dios no hay excluidos! Entonces, en comunión con nuestros antepasados, con nuestras raíces, forjemos una Patria donde quepan todos: el niño desde su concepción y su mamá. Que nadie esté desamparado y que los derechos de unos no avasallen los derechos de otros. Honremos el deber de cuidar la vida de todos”.

El Obispo estimó “oportuno recordar lo que los obispos argentinos dijimos acerca de las leyes en la 103° Asamblea Plenaria de la CEA: ‘Las leyes son necesarias para la buena vida social. Su contenido no es indiferente, porque las leyes son indicativas de las conductas que la sociedad considera valiosas, para alentarlas y protegerlas, o disvaliosas, para prohibirlas o castigarlas. En ese sentido, la ley, sin identificarse con la moral, tiene un indudable contenido moral. No hay leyes moralmente neutras”.

“La ley no es una mera fotografía de lo que ocurre, sino una orientación de lo que se espera y desea que ocurra en esas relaciones interpersonales: tiene una función docente y modélica. Por lo tanto, el legislador no puede limitarse a constatar que algo existe en la realidad, o puede existir, para darle valor legal -es decir, de norma, o regla de conducta-, sin un previo juicio de valor”.

Y  continuó: “En la vida cotidiana se verifican conductas perjudiciales al bien común, que deben ser reprobadas y no convalidadas por el solo hecho de que algunas personas las lleven a cabo. En este sentido, si bien es cierto que toda persona es digna del mayor respeto, no toda opinión o proposición lo es en el mismo grado. Es necesario tamizar las distintas opiniones y propuestas, en orden a ese bien común, que es el bien de ese ‘todos nosotros’, formado por individuos, familias y grupos intermedios que se unen en comunidad social. No es un bien que se busca por sí mismo, sino para las personas que forman parte de la comunidad social, y que solo en ella pueden conseguir su bien realmente y de modo más eficaz”.

Por último, cerró su mensaje con algunos párrafos del Sermón de la Constitución que Fray M. Esquiú dio en 1853.

Mujeres de la UCR, por la legalización

Militantes radicales reunidas en el Encuentro Nacional de Mujeres de la UCR que se llevó a cabo en Santa Fe pidieron al Senado que “avance en el tratamiento de la media sanción” de la ley de legalización del aborto.

Si bien el acompañamiento a la ley de interrupción voluntaria del embarazo no es unánime entre todas las mujeres radicales, en la cumbre de Santa Fe quedó reflejada una mayoría a favor: fueron más las mujeres que asistieron a las aulas de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Litoral con el pañuelo verde que aquellas que hicieron lo propio con el pañuelo celeste.

“La actitud mayoritaria nos da la autoridad ética y política para convocar a nuestros Senadores y Senadoras a que avancen en el tratamiento de la media sanción de la IVE. Nosotras y nosotros somos la vida, somos la paz, somos la UCR”, reza un documento que se elaboró al finalizar el encuentro de mujeres.

Durante la cumbre, las diputadas nacionales radicales que se involucraron activamente en la construcción de la media sanción brindaron un análisis de todo ese proceso: rindieron cuentas del trabajo realizado las legisladoras Karina Banfi, Carla Carrizo, Brenda Austin, Alejandra Martínez, Teresita Villavicencio, Olga Rista, acompañadas por Tamara Hall de Franja Morada y por la parlamentaria del Mercosur María Luisa Storani.

Además del aborto, se pusieron en debate otros temas que atraviesan la agenda de género como la paridad en los cargos electivos, equidad de género de la Justicia, consolidación del derecho a la educación sexual integral y a la salud reproductiva de mujeres y niñas, y autonomía económica e igualdad laboral para las mujeres.

Presión de Rodríguez Saa a los senadores de San Luis

“La mujer es dueña de decidir sobre su cuerpo. Estoy a favor de la despenalización del aborto, y estoy a favor de que el aborto se realice en hospitales públicos”, expresó el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, en apoyo a la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito.

El mandatario provincial participó de esta manera de un video en favor del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo que cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados de la Nación y que actualmente debate el Senado.

“El Alberto”, como lo conocen en sus pagos, no quiere que vuelva a pasar lo mismo que sucedió en la votación de la cámara baja, donde los representantes de la provincia se pronunciaron en contra.

En los conteos previos, tanto a Adolfo Rodríguez Saá, hermano del Gobernador, como a Eugenia Catalfamo se los contabiliza como opositores a la ley, lo mismo que al senador de Cambiemos (ex saaísta) Claudio Poggi.