Solo 35 profesionales de los 749 que forman parte del padrón de médicos de la Obra Social de los Empleados Públicos (OSEP), un 4,6%, no estarán incluidos en la nómina  de quienes no cobran plus, comprometida por el titular de la obra social, Julio Cabur, en el acta firmada con senadores, municipalidad y SOEM Capital.

Se trata de los médicos denunciados en Fiscalía de Estado por el cobro de plus e incluye a quienes emitieron órdenes truchas y otras irregularidades. Cabur reiteró lo comprometido en el acta firmada el jueves en la Cámara de Senadores, y que fue la señal que terminó por levantar el paro municipal, y aseguró que en 15 días estará la nómina disponible para todos los afiliados. Afirmó además que quien cobre plus, pese a estar en esa lista, deberá ser denunciado ante OSEP.

“La nómina es fácil. El convenio dice que todos los médicos no tienen que cobrar plus. Los que se podrán sacar de ahí son los que tengan denuncias pertinentes y provisoriamente serán sacados de la nómina, no tenemos otra forma”, dijo el titular de la obra social.

También explicó que se trata de las denuncias que vienen desde hace años y que todavía están en Fiscalía de Estado. Por lo que no incluiría a todos los médicos que cobran plus. “Lo que no podemos hacer es dar los nombres mientras no se demuestre su culpabilidad”, aclaró, por lo que la lista vendrá a dejar en evidencia a quienes cometieron alguna irregularidad y no solamente en el cobro de plus.

“Hay sumarios por las órdenes truchas, por cobro de plus, por varias causales”, resaltó Cabur y dijo que esta lista estará a disposición de los afiliados  y que fue puesta a disposición en su momento, cuando iniciaron las denuncias por las órdenes apócrifas, allá por 2014.

“Si lo ve al doctor Cabur en la lista no tiene que pagar plus y si el doctor Cabur le cobra, haga la denuncia al doctor Cabur, o en su defecto vaya a la obra social y aunque sea de oficio se cerciorará el tema”, ejemplificó.

La medida será entonces una suerte de colador y quienes no estén incluidos en la nómina quedarán a la vista de los afiliados; particularmente de sus pacientes. Si bien la medida vuelve a poner al afiliado en la situación de denuncia, la obra social recibirá notificaciones de las maniobras y procederá de oficio, según se indicó.

Por otra parte, el compromiso que se había dado ante el SOEM cuando se reunieron las partes para destrabar el paro fue que el gremio podrá ser también el nexo entre los afiliados y la obra social para receptar las denuncias.

Cabur señaló que sobre esta situación ya se habló con el Círculo Médico y se coincidió en que el plus  es algo que tampoco avalan y que ya fue trasladado a sus afiliados. “No puede ser que por 100 o 200 médicos, el total de médicos, que son 749, que son los que trabajan con la obra social, estén rompiendo el convenio y haciendo todo este despiole”, opinó.

También se refirió a las manifestaciones realizadas por los senadores que habían señalado que debía ser la obra social la que exija a los médicos el no cobro de plus. “La obra social le exige a los médicos el no cobro. Ahora, la obra social es pública, por lo tanto tiene sus mecanismos de sanciones, que son el sumario y Fiscalía de Estado, en el caso del cobro de plus, y en el caso de delito, la Justicia penal. La obra social lo hizo y lo está haciendo, pero los tiempos no son los mismos que una obra social privada, que automáticamente los puede sacar del padrón”, aclaró.

Déficit

Por otra parte, Cabur señaló que la obra social en 2017 tuvo un déficit de 825 millones de pesos y que hasta la fecha aún no se recibieron los fondos que corresponden al aporte de los afiliados tras la firma del Pacto Fiscal.

Dijo que la obra social tiene gastos fijos mensuales, que producto de la inflación van siendo superiores y se enfrentan a aportes que no llegan a cubrirlos. Resaltó que por mes se invierten unos $40 millones en medicamentos, mientras que en medicamentos específicos, como por ejemplo los destinados a pacientes con VIH, oscilan en los $3 millones; además enumeró que mensualmente se destinan entre 6 y 8 millones de pesos en hotelería para afiliados (entre Catamarca y las provincias donde tiene servicio como Córdoba y Buenos Aires); en tanto que los pasajes generan una erogación de entre 3 y 4 millones de pesos y casi un millón de pesos corresponden a reintegros en pasajes. “Solo un viaje en avión sanitario tiene un costo de 250 mil pesos”, resaltó el funcionario.

Por otra parte, dijo que por ejemplo un afiliado con un sueldo de $18.744 solo aporta $726, cuando en realidad debería aportar $2.530, lo que impide que se pueda contar con los recursos necesarios para su funcionamiento.