En medio del escándalo por los cuadernos que revelaron la ruta de las coimas en la obra pública durante el kirchnerismo, el extitular del grupo Iecsa, empresa del Grupo Macri, Ángelo Calcaterra le informó el sábado al presidente Mauricio Macri que confesaría haber pagado coimas y que se presentaría como colaborador en la investigación.

Según publica Clarín, ese mismo día el presidente inició una rueda de consultas reservadas y no de los llamados fue a la diputada Elisa Carrió: “Es lo mejor que puede hacer”, le habría dicho la referente del ARI.

Calcaterra declaró y quedó libre mientras detuvieron a Zabaleta
Este lunes, una vez conocida públicamente la noticia sobre la presentación de Calcaterra ante la Justicia, el presidente le habría confiado a uno de sus funcionarios más cercanos: “Le tengo un gran afecto a mi primo. Esto le hace bien al país. Esto es el cambio”.

Este lunes, el primo del presidente firmó el acuerdo de “imputado colaborador” y se retiró en libertad de los tribunales federales porteños luego de haber afirmado que hizo pagos a funcionarios kirchneristas.

Según Calcaterra, fue víctima de la extorsión de funcionarios kirchneristas que los “apretaron” para que aportara dinero para las campañas electorales de las legislativas de 2013 y presidenciales de 2015.

Así, el extitular del grupo Iecsa siguió la misma orientación que adoptaron los detenidos e imputados Javier Sánchez Caballero, exgerente general del mismo grupo, y el cordobés Juan Carlos De Goycochea, exdirectivo de la sede argentina de Isolux Corsán.