El número de muertos por el derrumbe del puente que colapsó el martes en Génova, en el norte de Italia, asciende a 38, anunció el ministro del Interior, Matteo Salvini.

“Hemos comprobado la muerte de 38 personas y hay varios desaparecidos”, declaró Salvini a la prensa.

Los equipos de rescate siguen trabajando sin descanso en busca de supervivientes bajo los escombros del puente derrumbado y en los vehículos que cayeron al vacío desde una altura de unos 50 metros.

Paralelamente las autoridades italianas, entre ellas los dos vice primeros ministros, Luigi di Maio y Salvini, han manifestado su rabia ante una tragedia que hubiera podido evitarse.

“Hubo graves fallos, hemos iniciado los procedimientos para una eventual revocación de las concesiones y para imponer hasta 150 millones de euros de multa”, anunció por su parte el ministerio de Transporte.