Un nuevo caso de abuso sexual se conoció el lunes. La intervención de una docente ante la policía, llevó a que una adolescente sea literalmente sacada de la casa donde convivía con su agresor sexual y resguardada en la casa de un familiar. El acusado es su padre biológico, sobre quien la justicia de Tinogasta  aún no impartió ninguna medida contra su libertad. Según explicaron las fuentes judiciales consultadas al respecto, la fiscal aguarda el resultado de pericias y el de la realización de la cámara Gessel de la víctima.

El último viernes, una adolescente que concurre a una escuela secundaria de la ciudad de Tinogasta departamento homónimo no regresó a su casa, tras finalizar la jornada escolar.

Su madre, alrededor de la medianoche salió a buscarla, pero no la encontró. En la plaza estaba solo su hermano con un amigo, quien le dijo que su hermana se había retirado unos minutos antes con una amiga pero que desconocía hacia dónde. La mujer volvió a la casa y le dijo a su pareja, padre de la chica, que su hija no estaba pero que según su hermano se había ido con una amiga. Regresando ambos a dormir.

Al día siguiente, como la jovencita no había vuelto, su madre se preocupó y salió a buscarla en la casa de amigos, encontrándola recién en horas del mediodía en la casa de una amiga, pero al entrevistarse con esta la jovencita se negaba a volver a su casa. Si bien no le decía el motivo, se resistía a tener que regresar. La mujer dejó a su hija en esa casa, hasta que regresara de trabajar, pero al volver a la noche, la chica no estaba.

Al regresar a su domicilio, la madre de la adolescente le dijo lo que había pasado a su pareja y este, junto a su hijo varón, salieron a buscarla pero no la hallaron.

Recién el domingo a la noche y por un amigo de su hija, la mujer logró saber que la adolescente siempre estuvo  en la casa de su amiga. Por este motivo la mujer fue a buscarla e insistió hasta que su hija la recibió. La madre intentó convencerla de que regresara a la casa, pero la chica se negó y le pidió que la dejara pasar la noche en la casa de su amiga y que el lunes después de la escuela, volvería a su domicilio. La mujer aceptó y se marchó, contándole lo sucedido a su pareja.

Al día siguiente, es decir el lunes, la directora de la escuela a la que concurre la adolescente llamó a la mujer. Al presentarse en la escuela, esta le comentó que su hija le había contado a una profesora que se  había marchado de su casa y que no quería regresar porque su padre abusada sexualmente de ella.

La mujer quedó atónita y al preguntarle a su hija si era verdad lo que decían, la jovencita le respondió que sí y que los abusos habían iniciado cuando ella tenía solo seis años.

Asimismo, la docente le hizo conocer a la madre que la profesora había llamado a la policía para dar cuenta de la situación.

Finalmente, la mujer se dirigió junto a su hija a la comisaría departamental y denunciaron el abuso sindicando como autor al padre de la adolescente, pareja de su madre.

Tomado conocimiento de la situación, desde la Justicia de Tinogasta se dispuso que la chica sea resguardada y quedara al cuidado de un familiar, en otra vivienda donde no estuviera el agresor.

Sin detención

Pese a la denuncia penal, la fiscal de Tinogasta no tomó ninguna medida aún contra la libertad personal del acusado, quien permanece en la vivienda junto al resto de la familia.

Voceros consultados al respecto, señalaron que se aguarda el resultado de distintas pericias prácticas a la joven, como así también la realización de la cámara Gessel, pericia considerada fundamental para los investigadores que les permitirían conocer cómo y cuándo ocurrieron los hechos denunciados.

En cuanto a la demora en el cumplimiento de la medida judicial, las mismas fuentes señalaron que se da, en razón de que solamente se realizan en esta ciudad Capital y existirían varios turnos previos.

Fuente: Diariolaunion

Artículo anteriorUnas 20 personas atacaron y robaron en un súper de Luján
Artículo siguienteFalleció el bebé que fue atropellado por una camioneta