Pasada la medianoche, un grupo de personas ingresó a la fuerza a un supermercado ubicado en Alberti y Guiñazú, de Luján de Cuyo.

Aproximadamente unas 20 personas forzaron las puertas y se llevaron diversa mercadería, aprovechando incluso los carritos del comercio.

La intromisión hizo activar las alarmas pero cuando la policía llegó, los desconocidos ya habían encontrado refugio en un asentamiento cercano de la zona.

En el camino, tuvieron que dejar alguna mercadería en los mismos carros. Habían intentado llevarse distintos productos, pero también carne y hasta bebidas alcohólicas.