Tras 14 días de búsqueda científica efectiva, en los que se hizo un mapeo global de más 5 mil kilómetros cuadrados en busca del ARA San Juan, este sábado la empresa Ocean Infinity comenzó a investigar los misteriosos, grandes, extensos y profundos cañones en donde podría estar el submarino de la Armada Argentina.

Según el último parte, “finalizada la reunión de coordinación a las 6:51, se recuperó el vehículo submarino autónomo (AUV) N°7 del área 4 y a las 9.49 se lo lanzó para investigar los cañones del este del área 2. Próximamente es intención investigar los cañones del Norte del área 2. Al momento, 5 AUVs trabajan en el agua.

Los cañones mencionados son como “montañas invertidas” que se extienden a lo largo del lecho marino investigado, donde la profundidad varía entre los 1000 y 1300 metros. Sin embargo, dentro de cada una de esas “grietas” las profundidades son aún mayores entre 300 y 400 metros más. Incluso la “boca” llega hasta un kilómetro de ancho.

Hasta el momento, solo se habían investigado los cañones del área 1, tal como se informó en el parte 21 emitido el martes a las 16, en el que se destacaba el lanzamiento del AUV N°7.

Esas tareas finalizaron el día siguiente. Se descargaron los datos recabados por el sonar de barrido lateral, la sonda multihaz y el magnetómetro y se están procesando junto al material generado por los otros 4 AUV que mapean diferentes zonas.

A las 9.50 de hoy, el AUV N° 7 comenzó a recorrer de sur a norte el cañón identificado como “este” del área 2, al que calificaron como “muy extenso, profundo y con muchas sombras”. Todas estas características dificultan el trabajo de los vehículos con detectores sonoros y el análisis posterior es aún más complejo.

“Es la zona donde no se pudo llegar con la tecnología que se buscó anteriormente al submarino”, detalló a LA NACION una fuente que sigue el minuto a minuto de la búsqueda.En caso de detectarse un “punto de interés”, el buque Seabed Constructor se trasladará hasta el punto para que un Remote Operated Vehicle (ROV), que cuenta con cámaras de video de alta definición que transmiten imágenes en vivo, lo analice en detalle.

Por el momento, los 10 “puntos de interés”, calificados como “C”, que fueron investigados se descartaron.

El primero de los puntos, el N°9, fue inspeccionado pasadas las 18 de ayer. Se trataba de un “fondo plano con leve pendiente (como un escalón) de diez metros; probablemente esa diferencia generó en el sonar de barrido lateral una sombra”, según detalló un parte difundido a la medianoche. “No se halló objeto alguno en el fondo”, se añadió.

A las 21.30 se llegó al segundo punto de interés, el N° 20: “Se investigó sin novedad; fondo plano con surcos que probablemente generaron sombras en el sonar de barrio lateral”, se destacó.

En los partes, la empresa detalla que los expertos analizan las “imágenes” creadas a través del sonido por los AUV y las califican en una escala de cinco niveles: la clase “A” corresponde a la identificación del submarino, la “B” una “probabilidad alta”, la “C”, es de “probabilidad fuerte”; la “D” refiere que a una “improbable compatibilidad”, y la E, “identificado como incompatible”.

Fuente: La Nación