Lewis Hamilton ha conseguido su octava victoria del año en el GP de Rusia, lo que sumado al tercer puesto de Sebastian Vettel le sirve para tomar una ventaja de 50 puntos a falta de cinco carreras. Fernando Alonso ha terminado decimocuarto y Carlos Sainz decimosexto.

El inglés contó con la colaboración de Mercedes y de Valtteri Bottas, que le dejó pasar a la primera posición en la vuelta 25 de las 53 de que constaba la prueba. De todas formas, el inglés se había ganado en pista el derecho a ganar sin tener que forzar sobre su compañero.

Y se lo ganó contra su gran rival en el campeonato. En una de esas maniobras que sólo están al alcance de los mejores, protagonizó el adelantamiento de la carrera. Corría la vuelta 16, cuando el inglés, que había perdido el segundo puesto en el cambio de neumáticos (vuelta 14), Se tiró con todo a por el alemán y en ese momento, Seb cambió dos veces de trayectoria en plena frenada, con máximo peligro para su oponente, recordando alguna de Michael Schumacher en sus mejores días.

Lewis frenó a tiempo para no estamparse contra el muro, pero lejos de arredrarse, se encendió más todavía, para dar cuenta del germano unos metros más adelante. Los comisarios advirtieron la marrullería de Vettel y han abierto investigación de forma inmediata. Por suerte para él, y seguramente para no dejar en Mundial todavía más sentenciado, los responsables de la FIA decidieron no aplicar una sanción sobre el número 5 de Ferrari.

Hamilton daño sus gomas en la maniobra al límite y le apareció un ‘blister’ (ampolla), por lo que Toto Wolff decidió tirar de órdenes de equipo y darle la tranquilidad que se había ganado a pulso momentos antes. Desde la vuelta 25 hasta el final fue un paseo, como el resto de lo que queda por disputarse de este Mundial 2018.

Alonso 14º, Sainz 17º

Poca historia tuvo la carrera para los españoles. Fernando Alonso no ganó nada en la salida y se deshizo de los ultrablandos en la vuelta 6 para poner los blandos y tirar hasta el final. Le sirvió para batir a Vandoorne y acabar 14º en una carrera sin historia.

Carlos Sainz eligió la estrategia contraria, pero no consiguió sacar rendimiento a sus gomas ni a su monoplaza. Sirotkin le embistió en la salida y le dañó el suelo y le arrancó el deflector derecho. Fue rebasado por Hülkenberg en la vuelta 4 y luego fue perdiendo ritmo hasta ser pasado por varios coches. Tras la parada, cayó al decimoséptimo final. El rendimiento de Renault ha bajado muchos enteros en esta fase del campeonato, lastrados por la falta de evolución válida en su motor.

Clasificación final

1º L. Hamilton (B) Mercedes 53

2º V. Bottas (B) Mercedes + 2″545 53

3º S. Vettel (B) Ferrari + 7″487 53

4º K. Raikkonen (B) Ferrari + 16″543 53

5º M. Verstappen (U) Red Bull + 31″016 53

6º D. Ricciardo (U) Red Bull + 80″451 53

7º C. Leclerc (B) Sauber + 98″390 53

8º K. Magnussen (B) Haas + 1 vuelta 52

9º E. Ocon (B) Force India + 1 vuelta 52

10º S. Perez (B) Force India + 1 vuelta 52

11º R. Grosjean (B) Haas + 1 vuelta 52

12º N. Hulkenberg (U) Renault + 1 vuelta 52

13º M. Ericsson (U) Sauber + 1 vuelta 52

14º F. Alonso (B) McLaren + 1 vuelta 52

15º L. Stroll (B) Williams + 1 vuelta 52

16º S. Vandoorne (B) McLaren + 2 vueltas 51

17º C. Sainz (U) Renault + 2 vueltas 51

18º S. Sirotkin (B) Williams + 2 vueltas 51

19º P. Gasly (B) Toro Rosso Retirado

20º B. Hartley (B) Toro Rosso Retirado