El niño de 12 años que se cayó de una tapia y lo mordió un perro de raza pitbull se encuentra en grave estado de salud. El episodio ocurrió el viernes pasado en la zona norte de la Capital.

“Está con pronóstico reservado», señaló el papá a El Ancasti. El hombre explicó que su hijo saltó una tapia para buscar una linterna que se le había caído en el patio de una vecina. Allí -dijo- el perro lo atacó y dos amigos lo ayudaron a trepar de nuevo la pared. “Estaba sentado en la tapia cuando se desmayó y se desplomó de cabeza” hacia la casa de la vecina.

Sobre este episodio, que ocurrió el viernes a la noche en el barrio 20 viviendas norte, el hombre contó que su hijo golpeó su cabeza contra una superficie dura y que recién cuando arribó el móvil policial, la vecina permitió que entraran a su casa para retirarlo al niño.

Cuando ingresó al Hospital de Niños «Eva Perón» le practicaron “cuarenta minutos de reanimación”, dijo y añadió: “Ingresó muerto y lo hicieron volver”.

Por último agradeció el acompañamiento de los vecinos y de los compañeros de escuela de su hijo que le llevaron la cadena de la Virgen del Valle. “Yo sé que los milagros existen”, finalizó.
Las actuaciones por el caso se tramitan en la Fiscalía de Instrucción N° 9 a cargo de Alejandro Gober.