La encargada del local, en declaraciones con la prensa manifestó: “no era un cliente habitual, jamás nos pasó algo así”. Además, aclaró que es imposible el error, porque el sorteo del Loto se juega con 8 números mientras que al Quini con 6. La mujer le había solicitado el cupón para corroborar la jugada y el joven no se la quiso entregar.

Luego, empezó a reclamar el premio, con una suma de 3 millones de pesos y que la agencia debía pagarle. Ante la negativa de los dueños, llego al local con un bidón de kerosene, gritando que se iba a prender fuego.

La mujer alertó a la policía, que llego al lugar rápidamente y a ellos si le entrego el cupón. La mujer de la agencia reviso la jugada, el cupón había sido jugado en el local pero no tenía ningún número acertado, a lo que la mujer se expresó: “Hizo un escándalo en vano, fue una situación horrible”.

El joven al ser reducido por la Policía se encontraba con un encendedor entre sus pertenencias.