La policía halló una bomba en la casa de Bill y Hillary Clinton, ubicada en un suburbio cercano a la ciudad de Nueva York, y un artefacto similar fue enviado a la oficina del ex presidente Barack Obama. Por su parte, las oficinas de la cadena CNN fueron evacuadas en Manhattan ante la detección de un paquete sospechoso.

La policía todavía no detalló las circunstancias en las que se encontraron los objetos explosivos y se desconoce por el momento si los políticos estaban en el lugar.

En el caso de Obama, el Servicio Secreto informó que interceptó la mañana de este miércoles el “paquete sospechoso” antes que llegue a su destino, en Washington DC.

En tanto, la encomienda dirigida a los Clinton fue detectada la noche del martes en Chappaqua, en el condado de Westchester, donde la pareja tiene una lujosa residencia.

Las autoridades indicaron que en la revisión de rutina, los paquetes fueron identificados como “potenciales objetos explosivos”, y aclararon que los destinatarios “no estuvieron en riesgo de recibirlos”. No obstante, no se descarta que otros líderes políticos también sean blanco de estos ataques.

“El Servicio Secreto ha iniciado una amplia investigación criminal que incluirá todos los recursos disponibles a nivel federal, estatal y local para determinar el origen de los paquetes e identificar a los responsables”, concluyó el comunicado.

Posteriormente, desmintió los reportes de un presunto envío similar a la Casa Blanca. En tanto, el gobierno de Donald Trump condenó los intentos de ataque y señaló: “Estos actos terroríficos son despreciables”, mientras que el vicepresidente Mike Pence consideró que las “cobardes acciones” reportadas “no tienen cabida en el país”, pidiendo que se juzgue a los responsables.

En tanto, las oficinas de Time Warner Center, donde opera la cadena CNN, fue evacuada este miércoles ante la detección de un paquete sospechoso. Los agentes anti explosivos trabajan en el lugar.

Los hallazgos fueron reportados dos días después de un descubrimiento similar en en el buzón de la residencia del multimillonario y filántropo George Soros, también en el estado de Nueva York. En este caso, el artefacto fue detonado bajo control de los investigadores.

No se ha determinado aún si el paquete dirigido al empresario fue enviado por correo o fue colocado en el buzón y hasta el momento no hay sospechosos. El magnate fue acusado falsamente en los últimos días de haber financiado la caravana de migrantes centroamericanos que se dirige a EEUU y señalado por Donald Trump de pagar a manifestantes contra Brett Kavanaugh, sin ofrecer pruebas al respecto.

Por el momento, las autoridades barajan la hipótesis de que tanto los envíos dirigidos a los ex presidentes, así como el de CNN y Soros, estén relacionados, a dos semanas de las elecciones legislativas de noviembre. Ambos ex presidentes, así como la ex secretaria de Estado, pertenecen al Partido Demócrata, mientras que el magnate es un reconocido donante de la actual oposición y la cadena informativa tiene una línea editorial crítica con el gobierno de Trump.