Con el hallazgo de los cadáveres de 4 personas, ascendió a 14 el número de fallecidos por el deslizamiento de tierra ocurrido en el estado brasileño de Río de Janeiro, informó hoy el Cuerpo de Bomberos.

Después de más de 24 horas de búsqueda, fueron localizados los cadáveres de tres mujeres jóvenes y de una anciana en el morro (cerro) da Boa Esperança, en la ciudad de Niteroi, afectada por las fuertes lluvias caídas en los últimos días en el estado de Río de Janeiro.

Tras el hallazgo de los cuerpos de las cuatro mujeres, los bomberos dieron por finalizadas las labores de búsqueda de supervivientes, aunque continuarán con los trabajos de retirada de escombros, mientras la Defensa Civil mantiene el estado de alerta ante el riesgo de nuevos derrumbes.

Además de los fallecidos, once personas fueron rescatadas con vida y han sido ingresadas en hospitales de la región, entre ellas tres niños, uno herido de gravedad, reportó hoy la agencia de noticias EFE.

Las intensas lluvias provocaron que parte de la cima del morro da Boa Esperança se desmoronara y enterrara a por lo menos seis viviendashabitadas en el momento del siniestro.

Más de 200 personas, entre bomberos, agentes de la Defensa Civil, asistentes sociales y voluntarios, participaron en los trabajos de rescate, que se extendieron toda la noche.

El acceso a decenas de viviendas ha sido bloqueado por cuestiones de seguridad y se instalado tiendas de campaña y en una escuela cercana se montó una base de apoyo para acoger a los evacuados.

El alcalde de Niteroi, Rodrigo Neves, afirmó que el morro da Esperança no era considerado una zona de alto riesgo geológico, pero algunos de los pobladores sostiene que “todo el mundo sabía que esto iba a pasar”.