El estadounidense Stan Lee, quien creó para Marvel Comics personajes icónicos como Spiderman, los X-Men y Hulk, falleció el lunes a los 95 años, según varios medios estadounidenses.

Stanley Martin Lieber, conocido como Stan Lee, murió el lunes por la mañana en un hospital de Los Ángeles, según los medios TMZ y Hollywood Reporter. “Mi padre amaba a sus fanáticos”, dijo su hija J.C. a TMZ.

En los años 60, con Marvel, Lee revolucionó el mundo del “cómic” estadounidense y, por repercusión, la cultura popular mundial.

Nacido en Nueva York e hijo de inmigrantes rumanos, comenzó a trabajar para Timely Comics, origen de Marvel, en 1939. Ya en la cima del éxito, solía aparecer en los eventos del género donde era reverenciado por sus seguidores.

Sus personajes, desde Iron Man hasta Black Panther, se convirtieron en figuras de la industria cinematográfica estadounidense con la que han soñado varias generaciones de seguidores.

Lee supo darle al género de los superhéroes un nuevo impulso, con la creación de personajes cuyos superpoderes estaban balanceados por un humanismo conmovedor, lo que provocaba una gran popularidad entre el público por la facilidad para identificarse con ellos.

Conocido por sus gafas de sol y su jersey verde, el escritor se granjeó una popularidad perfecta entre los fanáticos de los cómics y la cultura pop.

El gran público lo conoce gracias a sus cameos en algunas de las películas de Marvel, como en “Avengers: Infinity War”, película que junta a varios de los personajes a los que dio vida, en la que Lee aparece como conductor de autobús.