Los cuerpos de tres alpinistas fueron recuperados 59 años después de que quedaron enterrados en la cima más alta de México, en el volcán Citlaltépetl, conocido como Pico de Orizaba.

El 2 de noviembre de 1959, un grupo de 16 alpinistas intentó escalar en la cima del Pico de Orizaba, en los límites entre el estado de Veracruz y Puebla (centro-sur de México), pero una avalancha provocó que cuatro de ellos quedaran sepultados.

El cuerpo de uno de ellos, Alberto Rodríguez, fue rescatado tiempo después del accidente, pero los restos de Enrique García Romero, Juan Espinoza Camargo y Manuel Campos Pérez permanecieron sepultados hasta que miembros del Ejército mexicano lograron recuperarlos el pasado martes 13 de noviembre, reportó el sitio MTP Noticias.

Luis Espinosa, uno de los alpinistas que sobrevivió a aquella expedición, financió durante mucho tiempo las operaciones para rescatar a sus otros compañeros, aunque sin éxito.

Tras el rescate de los tres alpinistas por parte del Ejército, Espinosa contó a Foro TV cómo se sintió: “Es un descanso porque ese sentimiento de no poderlos salvar y recuperar era para mí una continua preocupación que hoy me liberé de ella, que descansen ya”.

Fuente: El Sol