El Día Mundial de la Música se festeja todos los 22 de noviembre, en homenaje a Santa Cecilia, patrona de la música, quien murió perseguida por las autoridades del Imperio Romano debido a sus creencias cristianas, y fue decapitada luego de cantar una alabanza a Dios.

A fines del siglo segundo después de Cristo, cuando la religión católica aún no era aceptada en el Imperio Romano, una joven devota llamada Cecilia fue obligada por sus padres a casarse con otro joven de la misma sociedad patricia: Valeriano, quien al poco tiempo adoptó la religión de su mujer.Valeriano junto a su hermano, Tiburcio, se encomendaron a la labor prohibida de sepultar cadáveres cristianos, por lo que fueron arrestados, torturados y condenados a muerte.

Luego, la policía buscó a Cecilia y le pidió que renunciara a la religión de Cristo, pero ella confesó que prefería morir antes que renegar de su religión, entonces fue trasladada hasta a un horno caliente para que la sofocación y los gases terminaran de ablandarla, pero a pesar del martirio, Cecilia cantó alabanzas a Dios y fue condenada a muerte. El 22 de noviembre del año 230, el alcalde romano Almaquio ordenó que le cortaran la cabeza. Y así fue.

Finalmente, en 1594, el Papa Gregorio XIII nombró a Cecilia como patrona de todos los músicos. Desde entonces todos los 22 de noviembre se celebra el día de la música.