Una mujer que estaba desaparecida desde el martes fue encontrada muerta ayer por la tarde en su casa del partido bonaerense de Moreno. Su cuerpo fue descuartizado en tres partes y estaba dentro de un bolso. Por el hecho detuvieron a su pareja.

La víctima fue identificada como Jésica Lucía Hoffmann, de 34 años, quien trabajaba en el Batallón 1 del Ejército Argentino, cumpliendo funciones en contaduría general y tenía el grado de cabo primero.

Fernando González Friveo fue detenido por el crimen de su pareja

El cadáver apareció mutilado en el baño de la propiedad que compartía con su esposo, Fernando González Friveo, de 35 años y también miembro del Ejército, como sargento asignado en la base de Campo de Mayo, con quien tienen un hijo de 8 años (Jésica además tenía una hija de 15 años de otra pareja).

La investigación se inició a partir de un llamado de Ramón Ronaldo Hoffmann, el padre de la víctima, quien informó -al saber que su hija no había ido a trabajar- que no se había podido comunicar con ella ni con el marido, quienes viven en un departamento lindante con su casa.

“El día anterior había estado con el esposo y me dijo que ella se había quedado durmiendo en la base, pero cuando vinieron del Ejército para decir que faltaba hacía dos días, me di cuenta de que nos había mentido y algo pasaba”, dijo el padre a C5N.

Ramón Hoffmann contó luego que, al ingresar por la ventana a la vivienda ubicada en la calle Pedro Benoit al 2800, en la localidad de Villa Trujui del oeste del conurbano bonaerense, encontró dentro de un bolso cerrado partes de un cuerpo humano, con olor nauseabundo. Inmediatamente dio aviso a la policía, que luego confirmaría que se trataba de su hija.

A la espera de la autopsia, un informe preliminar indicó que la mujer presentaba golpes en la cabeza que podrían ser la causa de la muerte, el homicidio dataría de 48 horas previas al hallazgo, y el descuartizamiento se realizó con alguna de las cuchillas halladas en la escena.

El foco de la investigación se centra en el hombre detenido.

En declaraciones a la prensa, familiares de la mujer deslizaron que creen que González Friveo la asesinó porque ella planeaba dejarlo. “Ya se había querido separar cuando vivía en Caseros”, oportunidad en la que el sospechoso tuvo un intento de suicidio adelante del hijo, contó Jennifer, prima de la víctima. “Se quiso ahorcar para que ella no se vaya”, agregó.

“Para mí estaba todo planeado, porque una semana antes él había cambiado la cerradura. No supo cómo sacar el cuerpo de acá porque no le andaba el auto. La puso en un bolsón verde del Ejército, se puso guantes de látex y limpió toda la casa”, conjeturó Jennifer. Y acotó que  el hijo de 8 años no estuvo el martes en la vivienda donde hallaron el cuerpo, ya que se había quedado a dormir a la casa de su abuela paterna.

Según trascendió, González Friveo habría confesado el crimen ante la policía luego de ser arrestado. Sin embargo, esta declaración no tiene validez judicial.

Por lo pronto, el sospechoso será indagado en las próximas horas. En la causa interviene el fiscal Leandro Ventricelli, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Moreno-General Rodríguez.