El TAS no hizo lugar al pedido de Boca de suspender la segunda final de la Copa Libertadores por el violento ataque que sufrió el 24 de noviembre cuando llegaba al Monumental para enfrentar a River.

Como la respuesta fue negativa, el partido en el Santiago Bernabéu está más firme que nunca. Pero es clave remarcar que el reclamo del Xeneize sigue vigente.

El Xeneize había solicitado los puntos ante la Conmebol, pero luego de recibir dos respuestas negativas decidió pedirle al Tribunal Arbitral de Deporte la anulación del partido en Madrid.

El comunicado dice claramente: «El TAS ha rechazado la solicitud urgente de medidas provisionales presentada el día de ayer por Boca Juniors, que solicitaba la suspensión del partido de vuelta de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate».