Las costas de la playa de Surtainville, en la península de Cotentin (Francia) fue la zona en la que se encontraron los restos de asientos «probablemente» pertenecientes al avión desaparecido la semana pasada en el que viajaban el futbolista argentino Emiliano Sala y su piloto Dave Ibbotson.

Este miércoles se hizo oficial el anunció de la División de Investigación de Accidentes Aéreos: «En la mañana del lunes 28 de enero, la oficina de investigación de seguridad de Francia nos informó que el buró de asiento había sido encontrado en una playa cerca de Surtainville en la península de Cotentin».

La localización principal, en donde se estableció la desaparición del jugador y el piloto, hacía referencia al faro Les Casquets. Sin embargo, las butacas fueron encontradas a unos 50 kilómetros del lugar.

«Un segundo asiento fue encontrado en la misma área más tarde ese día. De un examen preliminar, hemos llegado a la conclusión de que es probable que los cojines sean del avión perdido», agregaron las autoridades

El Departamento de investigación de accidentes aéreos del Reino Unido (AAIB, en inglés) anunció este miércoles que realizará una búsqueda submarina para encontrar al futbolista después de que las autoridades franceses encontraran unos restos que podrían pertenecer a su aeronave.

La AAIB ha identificado una zona en el mar en la que comenzará la búsqueda, que, eso sí, debido a las condiciones meteorológicas y al estado del mar, no podrá empezar hasta finales de esta semana.

Un portavoz de la AAIB confirmó a medios ingleses que la búsqueda durará tres días.

El avión en el que Sala y el piloto David Ibbotson viajaban desapareció el pasado 21 de enero cuando sobrevolaba el Canal de la Mancha. La policía suspendió la búsqueda de la aeronave y de los dos ocupantes la semana pasada después de varios días sin rastro ninguno.

La familia de Sala ha lanzado una iniciativa de micromecenazgo para reunir fondos que ayuden a continuar con la búsqueda de Sala, quien fue fichado por el Cardiff, procedente del Nantes francés, a cambio de 16 millones de euros.