En busca de mejorar las exportaciones vía océano Pacífico, las provincias que integran la región binacional ATACAR no solo promueven la conexión con Chile con el Paso San Francisco, sino también a través de una conexión férrea.

De acuerdo con el ministro de Industria y Planeamiento de La Rioja, Rubén Galleguillo, enviando los productos argentinos por el corredor “se produciría un ahorro de un 30% en los costos de flete y logística, sumado a la reducción de 12 días en su traslado” en comparación con la exportación a través de los puertos de Rosario o Buenos Aires.

Por su parte, el secretario de Integración Regional y Cooperación Internacional de La Rioja, Luis María Agost Carreño, aseguró que el proyecto ya “tiene factibilidad técnica, razonabilidad económica y ventajas comparativas, y hay un ofrecimiento financiero del Eximbank de China para concretarlo”. En ese marco, sostuvo que para materializar la megaobra se requiere una inversión aproximada de u$s 2.500 millones.

Según el funcionario de la vecina provincia, China brindaría un financiamiento a 30 años con un 3% de interés y 10 años de gracia. A su vez empresas de Brasil, Argentina y Chile también estarían dispuestas a invertir en el proyecto.

En relación con la infraestructura ferroviaria, Agost Carreño sostuvo que “en ambos países existe y está en funcionamiento, solo se necesita vincularlas, sin obras especiales ya que las condiciones permiten una interconexión simple».

También, sostuvo que habría que rehabilitar un tramo de 500 km entre Serrezuela (Córdoba) y Tinogasta (Catamarca); hacer una obra de empalme de 250 km en Argentina entre Tinogasta y Puerto San Francisco; y 170 km en Chile, entre Puerto San Francisco y Potrerillos”, detalló.

Por otra parte y en lo que refiere al sistema carretero, explicó que sería necesario mejorar y finalizar la conectividad vial existente en los pasos internacionales de Pircas Negras y de San Francisco, que están vinculados con los puertos de la III Región de Chile, Atacama. “No hacen falta obras especiales ni faraónicas, solo conectarlas”, puntualizó.

En Atacama se encuentran los puertos de Las Losas-Huasco, Caldera y Chañaral. “Los puertos de Chile tienen capacidad ociosa y están optimizados para tareas comerciales de exportación e importación de grandes toneladas de carga debido a su profundidad promedio de 20 metros, lo que resulta en un ahorro significativo en operaciones de logística, con respecto a los puertos de Rosario y Buenos Aires, ya que permitiría cargar barcos de hasta 400.000 tn”, señaló.

Destacó además que dentro de la zona ATACALAR de Argentina, funcionarían tres puertos secos como centros de concentración y distribución: uno en Chamical (La Rioja); otro en la ciudad de Tucumán y el que se está proyectando en la ciudad de Recreo, en nuestra provincia.

Según los impulsores del proyecto, todo está dado para que este sea una realidad en 3 o 4 años. “Tenemos la voluntad política de avanzar en un proyecto considerado estratégico para el desarrollo productivo de la región que traerá beneficios para el país en su conjunto”, manifestó Galleguillo. Por eso, desde La Rioja reclaman al Gobierno nacional que le dé prioridad a la obra, ya que “no hay nada, ni técnico ni de ninguna otra índole que impida su realización”, aseguran.

En los últimos meses, el gobierno de Argentina manifestó su interés en el proyecto y propuso el financiamiento de las obras de infraestructura necesarias mediante los PPP (Programas de articulación Público Privadas).

Pavimentación

A finales del año pasado, Chile informó que en estos meses terminará con la pavimentación del Paso San Francisco. Según el Gobierno chileno, solo faltaban 12 kilómetros.