El Papa Francisco expresó a la familia del fallecido futbolista argentino Emiliano Sala “su pesar en estos momentos de sufrimiento” y les aseguró su “oración para que el Señor le conceda fortaleza en la fe”.

Sala murió el 21 de enero cuando la avioneta que lo trasladaba desde Nantes (Francia) a Cardiff (Reino Unido) se precipitó en el Canal de La Mancha. El futbolista de 28 años se iba a incorporar al club por el que acababa de firmar, el Cardiff City FC de la Premier League.

Durante la desaparición, cuando las autoridades decidieron suspender las labores de búsqueda, un grupo de amigos de Emiliano envió una carta al Papa Francisco en la que le pidieron interceder para que se reanude la búsqueda de la avioneta.

El 3 de febrero se encontraron los restos de la nave y el cuerpo Sala en su interior.

El 16 de febrero, durante el funeral del deportista en su natal Progreso, provincia de Santa Fe, se dio a conocer la respuesta del Pontífice en una carta firmada por Mons. Paolo Borgia, Asesor para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado del Vaticano.

“Estimado en el Señor: Acuso recibo de su mensaje, en el que hace partícipe al Santo Padre de la triste pérdida de su amigo Emiliano Sala”, señala la misiva.

Añade que “en nombre de Su Santidad, tengo a bien agradecerle esta muestra de confianza, como también transmitirle su pesar en estos momentos de sufrimiento, asegurándole su oración para que el Señor le conceda fortaleza en la fe, para afrontar el dolor con esperanza cristiana”.

“Con estos sentimientos, le imparte de corazón la bendición apostólica, que complacido hace extensiva a su familia y demás seres queridos. Aprovecho la ocasión para manifestarle mi consideración y estima en Cristo”, concluye el mensaje.

El mensaje del Santo Padre se suma a las muestras de cariño y oraciones de parte de amigos,  familiares, deportistas y cientos de personas que fueron a despedir a Sala en su funeral.

La Iglesia en Argentina celebró el 17 de febrero una Misa en su memoria en la ciudad de Córdoba, donde Sala vivió desde los 15 años. Asistieron alumnos y directivos de la escuela Proyecto Crecer y del Colegio Fasta Jesús de la Misericordia, donde el futbolista hizo su formación deportiva y estudios secundarios.