El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha anunciado que abrirá las puertas de Venezuela un envío de hasta 300 toneladas de ayuda humanitaria por parte de Rusia.

«El miércoles llegan 300 toneladas de ayuda y asistencia humanitaria de Rusia. Legalmente llegan por el aeropuerto de Maiquetía convertidas en medicina de alto costo para la ayuda del pueblo», dijo el líder chavista Maduro, quien insistió en que «se ha pagado con dignidad».

Maduro aseguró que varios países del mundo ofrecen apoyo a Venezuela a través de Naciones Unidas y recalcó que lo aceptarán si se hace de forma legal, «con su certificado».

«Nosotros dignamente pagamos dólar detrás de dólar, euro detrás de euro todos lo que venga a Venezuela. No somos mendigos de nadie ni vamos a hacer de Venezuela honorable una Venezuela de mendigos arrodillados. No lo vamos a aceptar». Maduro definió el envío de ayuda humanitaria a Colombia como “locura” Maduro definió el envío de ayuda humanitaria a Colombia como “locura”. «Señor Iván Duque, usted puede parar la locura.

Pare la locura de usted y Donald Trump a tiempo», dijo Maduro en un discurso ante especialistas de investigación, innovación y experimentación. Consideró además el envío como «una trampa cazabobos», con el argumento de que se pretende violar la soberanía de Venezuela por parte de Estados Unidos. Aseguró a los venezolanos que la comida envidada está «podrida» y que lo que se busca en realidad es «entrar en Venezuela y ocupar espacio» en el país.

El presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó garantizó que la ayuda enviada por países que no reconocen a Maduro como jefe de Estado legítimo entrará a Venezuela el 23 de febrero.

Sin embargo, todavía no está claro si Maduro permitirá el ingreso de los suministros a territorio venezolano, tras negar que la nación petrolera esté en crisis y después de que calificó la ayuda humanitaria como un espectáculo orquestado por Estados Unidos. 

Las autoridades colombianas, que se refieren a Maduro como un dictador, dijeron repetidamente que la ayuda no se distribuirá dentro de su territorio. Varios países occidentales y muchos de los vecinos de Venezuela reconocieron a Guaidó como el presidente legítimo, mientras que Maduro conserva el respaldo de Rusia y China, así como el control de las instituciones estatales, incluidos los militares. 

La vicepresidenta chavista, Delcy Rodríguez, dijo que la ayuda prometida por Estados Unidos, países del Grupo de Lima y Naciones Unidas es “cancerígena” y está contaminada.

El primer envío de ayuda, que incluye alimentos básicos y suministros médicos, llegó el 8 de febrero y está almacenado en una bodega en Cúcuta a escasos metros de la frontera.

Dos puentes en las afueras de Cúcuta que marcan el límite entre los dos países abrieron con normalidad el sábado para el cruce de peatones, mientras el puente de Tienditas, que no se inauguró, permanece bloqueado de lado venezolano por contenedores atravesados en la vía.