Brand Studio para Acámica 

Encontrar trabajo puede ser una tarea complicada. A las dificultades económicas de la Argentina se les debe sumarla crisis de las carreras tradicionales. El mercado laboral está cambiando y para muchos puestos ya no se necesitan personas, sino que se utilizan máquinas.

El panorama parece desolador, pero no lo es. Estos factores no dan como resultado que el trabajo humano vaya a desaparecer en el futuro. Lo que indican es que es importante mirar en otra dirección yenfocarse en los puestos que el mundo pide hoy. Cada vez se necesitan más especialistas que puedan desarrollar y diseñar sistemas sofisticados, que agilicen las actividades, simplifiquen la vida de las personas y disminuyan el margen de error. Y no son muchos los que en la actualidad están capacitados para hacerlo. Esos pocos son los más buscados.

La oportunidad de trabajar en IT

La demanda en el sector es gigante”, describió Gonzalo Orsi, director de marketing de Acámica, una academia que ofrece carreras cortas de alta salida laboral relacionadas con la tecnología. Los números aportados por Daniela Ruiz, Directora de Comunicación de la institución, son impactantes: “Actualmente en la Argentina hay alrededor de 7 mil puestos vacantes en el sector, y no hay gente formada para poder cubrirlos”.

Acámica brinda una salida para este problema. Con 6 años de experiencia como academia y muchos más dentro de la industria tecnológica, ofrece carreras de desarrollo webdiseño UX/UIdata science y otras más avanzadas como front-end avanzado en React. “El objetivo es ayudar a personas a ganar habilidades digitales, porque el software está transformando digitalmente las industrias”, explicó Orsi.

Más fácil de lo que parece

Estas palabras parecen extrañas para la mayoría de las personas. Muchos no tienen idea de cómo crear una aplicación, o cómo diseñar un sitio web, por ejemplo, y ven la idea de trabajar en tecnología como algo inalcanzable. Justamente, en estas carreras cortas, de entre 4 y 9 meses, se va desde cero hasta el conocimiento necesario para trabajar. No se piden títulos previos para poder ingresar a una institución como Acámica. Solamente se requiere que el alumno tenga una computadora para poder realizar las actividades. La cursada es de dos clases semanales porque está diseñada para gente que trabaja y se puede optar por la modalidad a distancia y conectarse de manera remota desde cualquier lugar.

“Las carreras están pensadas para aquellos que quieren ingresar a la industria. En nueve meses podés aprender a crear aplicaciones”, describió Orsi. 

Los objetivos de los que ingresan son variados. Algunos quieren desarrollar sus proyectos individuales. Otros desean cambiar de industria. Vienen de profesiones tradicionales y deciden virar hacia la tecnología. Un tercer grupo busca aplicar los conocimientos digitales a sus profesiones.

Las carreras en Acámica se dividen en proyectos de aplicación real, y cada uno aborda un tema específico para aprender haciendo. Los programas están diseñados en conjunto con las empresas más importantes del sector. Trabajan además en economía colaborativa, al transformar espacios laborales en educativos. Por ejemplo, hay sedes en empresas de tecnología como Globant, Mercado Libre o IBM, donde se dan clases cuando no hay empleados.

De esta manera, los alumnos generan una relación con las compañías. Además, todas las clases están dadas por mentores, que son profesionales de la industria que quieren divulgar sus conocimientos. El sistema de evaluación es simple, ya que los trabajos se entregan online yson corregidos por un grupo de evaluadores que envían una devolución dentro de las 24 horas.

La nueva educación

“Para mí lo más interesante es la metodología, que tiene que ver con una cierta horizontalidad del aprendizaje. Es mucho más interactivo que en la educación tradicional. Hay especialistas en pedagogía planificando todas las clases y la idea es despertar la curiosidad innata de los estudiantes desde ejercicios o dinámicas de grupo para que ellos encuentren la forma de ir apropiándose de los contenidos. En nuestra plataforma tienen toda la teoría, en videos interactivos, y la idea es aprender de una manera más orgánica”, describió Ruiz.

Según un estudio de la Universidad de Oxford, en el año 2025 podrían desaparecer el 50% de los trabajos actuales y aparecerían otros nuevos. Este es un desafío que las academias de tecnología buscan sortear al ofrecer herramientas para adaptarse a los cambios. En ese sentido, Ruiz destacó: “Se puede interpretar como que cada vez hay más trabajos que están siendo automatizados y que eso amenaza el empleo de la gente. Lo interesante es combinar las habilidades que ya tenés, con las tecnológicas, porque ahí sí que no te puede reemplazar ninguna máquina”.

Para quienes buscan respuestas concretas, dentro del espectro de estas carreras, por lejos la más demandada por las empresas es la de desarrollador web. “Hoy en día se necesitan personas que sepan crear aplicaciones completas, de punta a punta, brindando soluciones reales”, explicó Orsi. Por otra parte, según explicó Ruiz, todo lo relacionado con data science y machine learning está recién empezando y hay mucha oportunidad hacia el futuro, en todas las industrias.

Sueldos altos y oportunidades para mujeres

​La industria tecnológica también es una tierra propicia para el desembarco de mujeres, que aún son pocas. En este sentido, Acámica promueve su inserción con incentivos y becas.

Buscar una salida laboral en este rubro puede resultar en un cambio de vida. La demanda en el sector hace que los sueldos sean más altos que los de otros. Según indicó Ruiz, la mejora salarial de los egresados de Acámica es del 55 % en promedio.

Los talentos están muy demandados y eso incrementa el precio de los que tienen los conocimientos. Hay relativamente poca gente que sea senior en el campo lo que incrementa la competencia entre las empresas por captar y retener el talento. Entre los egresados de Acámica, por ejemplo, hay diferentes historias. Algunos hicieron un giro de 180 grados en su vida, como Cristian Sansó, que trabajaba en una cadena de cafetería y luego de formarse entró en Mercado Libre. O Agustín Soria, que después de estudiar online logró entrar en Despegar. O los compañeros que se juntaron y crearon su propia agencia digital.

Hay esperanza

La capacitación de profesionales es un alivio no sólo para los que quieren insertarse en el mercado sino también para las empresas, que están a la búsqueda de personas con habilidades digitales que marquen la diferencia. Las que acompañan a Acámica están pendientes de los estudiantes, porque pueden ser potenciales empleados. “Es un win-win, porque cuando tenemos una comisión que cursa en una empresa, a veces con un mentor que trabaja ya en ese lugar, no existe mejor manera de reclutar que ver una persona que está viniendo dos veces por semana durante 9 meses, trabajando en algo concreto y resolviendo proyectos. Muchas veces las empresas reclutan directamente de las clases. «Como es un desafío encontrar gente capacitada ante tanta demanda», concluyó Ruiz.

En conclusión, en el rubro de la tecnología la demanda sólo va en aumento. Ya sea que tengas experiencia previa o no, la posibilidad de insertarse en ese rubro en menos de 1 año es real y accesible.