El Gobierno argentino condenó “enérgicamente el accionar del régimen” del mandatario venezolano Nicolás Maduro, luego de que impidiese en ingreso de la ayuda humanitaria proveniente de EE.UU y Europa, a través del cierre de las fronteras con Brasil y Colombia.

“De igual manera, repudia firmemente la represión desplegada por las fuerzas del régimen, que provocó varios muertos y decenas de heridos”, indica el comunicado de Cancillería.

En ese contexto, el Gobierno de Mauricio Macri renovó su respaldo al líder opositor y titular de la Asamblea Nacional, autoproclamado presidente, Juan Guaidó, “y el apoyo a los esfuerzos que lleva adelante para permitir el ingreso de alimentos y medicinas destinados a aliviar el sufrimiento que las políticas del régimen de Maduro han impuesto sobre todo el pueblo venezolano”.

La ayuda humanitaria obtenida por la oposición consiguió traspasar con dos camiones a Venezuela, pero otros 34 fueron retenidos y en tres casos quemados, en una jornada en la que hubo represión y disturbios, donde se registraron cinco muertos, 94 heridos y 34 detenidos.

Incidentes

El médico Julio Castro, coordinador del equipo técnico de ayuda humanitaria informó ayer que en la frontera con Brasil quemaron un camión con alimentos y medicamentos. El contenido de ese lote eran suplementos alimentarios para niños con desnutrición severa y moderada, insulina, morfina y suero fisiológico, entre otros elementos.

El coordinador aseguró que “el hospital de Santa Elena ha sido asediado con armas de fuego” y que se impidió que los heridos fueran trasladados a Brasil; luego se informó desde Brasil que al menos 13 heridos fueron trasladados al otro lado de la frontera con ambulancias venezolanas.

En Caracas, manifestantes se concentraron en la base militar de La Carlota para presionar por el ingreso de los alimentos y medicamentos enviados por algunos de los 50 países que reconocen a Guaidó como única autoridad de Venezuela.

Otro de los principales focos de tensión de la jornada fue la zona de frontera que conecta con la ciudad colombiana de Cúcuta, donde el viernes se había realizado un concierto de respaldo a la oposición y donde se concentraron las toneladas de ayuda humantaria.