Los virus de papiloma humano (HPV, por sus siglas en inglés) son una de las infecciones de transmisión sexual (ITS) más comunes que afectan a hombres y mujeres en todo el mundo. Hay más de 200 tipos diferentes de HPV, pero se sabe que la infección persistente por algunos de ellos causa ciertos tipos de cáncer, como por ejemplo cáncer cervical, de pene, anal y orofaringeo. Otros tipos de HPV de bajo riesgo son responsables de las verrugas genitales.

«Se calcula que al menos la mitad de las mujeres y hombres sexualmente activos contraerán la infección en algún momento de sus vidas y, dentro de este grupo, por lo menos el 80% de mujeres habrá contraído una infección genital por VPH al llegar a los 50 años».

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, en todo el mundo el cáncer de cuello uterino o cáncer cervical es la cuarta causa más frecuente de cáncer en la mujer. Se estima que unas 530.000 mujeres contraen esta enfermedad y 270.000 mueren a causa de ella cada año. El 85% de esos casos ocurre en las regiones menos desarrolladas del mundo.

¿Cómo se transmite?

Los HPV se transmiten por contacto sexual –tanto genital como oral– aunque no haya habido penetración. La mayoría de las personas que adquieren el virus, lo eliminan sin desarrollar lesiones.

En otras personas, la infección persistente puede producir verrugas genitales o ciertos cambios en el cuello uterino, pero sin verdadera relevancia – HPV de bajo riesgo -, o bien lesiones premalignas que a través de los años se pueden transformar en cáncer de cuello uterino – HPV de alto riesgo.

El HPV de alto riesgo se conoce como la causa principal y prácticamente única del cáncer cervical. También en la mujer causan cáncer de vulva, vagina y ano y, con menos frecuencia, de garganta. El CCU – cáncer de cuello uterino – constituye la segunda causa de muerte por cáncer en las mujeres en todo el mundo. Su incidencia mundial es de 530.000 casos por año (85% de los episodios ocurren en países en desarrollo) y su mortalidad de 275.000 muertes.

Aunque el mayor beneficio se obtiene si la persona se inmuniza antes de iniciar la vida sexual activa, también la vacuna es útil en jóvenes y adultos. Se indica para prevenir las lesiones por VPH que pueden causar desde verrugas genitales o en cuerdas vocales, hasta cáncer de cuello uterino, de vulva, vagina, ano, recto u orofaríngeo.

Las personas alérgicas a los componentes, las embarazadas y quienes tengan fiebre mayor a 38°C o estén cursando una enfermedad aguda de moderada a severa deben consultar a su médico antes de vacunarse.

«La vacuna bivalente aprobada para la prevención del cáncer de cuello de útero, vulva y vagina y ano a partir de los 9 años, y la vacuna cuadrivalente aprobada a partir de los 9 años para la prevención del cáncer de cuello de útero, vulva y vagina, cáncer anal y verrugas genitales son las dos que se encuentran disponible en la Argentina», informó Vazquez. 
¿Quiénes deben aplicarse la vacuna?

-Según el calendario nacional de inmunizaciones, los niños y niñas deben aplicarse la vacuna cuadrivalente a los 11 años – Calendario Nacional-.

–Varones y mujeres entre 11 y 26 años que vivan con HIV y quienes hayan sido trasplantados -órganos sólidos o células hematopoyéticas-, deberán recibir la vacuna cuadrivalente contra el VPH.

–Las personas aptas para aplicarse la vacuna son las mujeres y varones a partir de los 9 años de edad a fin de prevenir las enfermedades asociadas al VPH.

¿Cada cuánto se aplica la vacuna?


–2 dosis 0- 6 meses hasta los 13 años inclusive.

–3 dosis (0, 1 ó 2 y 6 meses) a partir de los 14 años.

El objetivo de Stamboulian talks es transmitir a través de exposiciones atractivas y sintéticas aspectos interesantes, importantes o novedosos en temas sanitarios. La meta es que cada presentación sirva de disparador para que la audiencia se sienta motivada a profundizar, indagar, crear conciencia o pasar a la acción en relación a los temas presentados.